Un funcionario en la mira judicial

Loiácono, del Ministerio de Salud, sería arrestado por el comercio irregular de remedios.
El médico Roberto Loiácono, a cargo del Banco de Drogas del Ministerio de Salud y jefe del Programa Nacional del Control del Cáncer podría ser arrestado en la causa en que se investigan irregularidades en la comercialización de medicamentos, que mantiene preso al líder de los bancarios José Zanola.

Loiácono, quien ya había sido cuestionado en la cartera de Salud cuando la ministra era Graciela Ocaña, es investigado porque, como director del banco oncológico del Ministerio, tenía acceso a informaciones vinculada a la comercialización irregular de medicamentos como los que se investigan.

Sobre todo, si se tiene en cuenta que una de las pistas que se siguen en la Justicia es la venta de medicamentos, comprados por el Ministerio de Salud, que, en realidad, debían ser entregados en forma gratuita a los pacientes.

Algunos de ellos, en cambio, fueron introducidos en el circuito comercial, luego de borrárseles los sellos que advertían sobre su gratuidad.

Una de las acusaciones principales que enfrenta Loiácono es haber gestionado la compra de "cantidades excesivas y a precios superiores a los de mercado", según las constancias judiciales, del medicamento Fludarabina, que es un fármaco de quimioterapia para el tratamiento de la leucemia, de alto costo.

Pero, además, la compra de esos remedios le fue adjudicada a la droguería Biodrugs S.A., en la cual es gerente el hijo de Loiácono, Fernando Roberto.

Asimismo, al funcionario se lo investiga porque habría recibido pagos del Policlínico Bancario, en concepto de honorarios, por haber realizado autorías médicas oncológicas en la obra social bancaria.

Con esos antecedentes, la Cámara Federal porteña, en la víspera de Navidad, le dio una pésima noticia: le revocó la exención de prisión de la que gozaba en la causa que sigue el juez federal Norberto Oyarbide.

El tribunal, con la firma de los jueces Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah, entendió que "la libertad del imputado podría comprometer el éxito de las medidas en curso", por lo que ordenó al juez Oyarbide que procediera en consecuencia. Ahora, el magistrado debería firmar su detención.

El 3 de diciembre último, el juez también había decidido procesar con prisión preventiva a Zanola como organizador de una asociación ilícita relacionada con los medicamentos, y a otros acusados, incluida la viuda de Sebastián Forza, Solange Bellone.

Al mismo tiempo, la Cámara Federal confirmó la detención de Zanola y urgió a Oyarbide a resolver si corresponde el arresto domiciliario del sindicalista.

Zanola, de 74 años, podría acogerse a este beneficio, tanto por su edad, ya que tiene más de 70 años, según fija la ley, como por su salud. La ley de ejecución penal establece que corresponde el arresto domiciliario en caso de que el acusado no pueda tratar su mal en prisión.

Comentá la nota