Funcionarían cerca de 30 geriátricos sin habilitación

Según lo establece un informe de la Defensoría del Pueblo. Habrá una convocatoria a organismos oficiales para tratar el problema.
En Mar del Plata, funcionarían cerca de 30 geriátricos sin la correspondiente habilitación municipal ni de otros organismos, por lo que tales establecimientos escapan a los controles oficiales y a las reglamentaciones en la materia, constituyéndose en un riego para el anciano allí internado.

El tema fue citado en un reciente informe por el defensor del pueblo adjunto Cristian Azcona, quien al ser consultado dio a conocer que "hace un año iniciamos una actuación de oficio, donde se detectaron distintas problemáticas al momento de inspeccionar los geriátricos y las consecuencias para regularizarlos".

También, puso de relieve que "se estima que habría 543 plazas sin habilitación", al hacer referencia a vacantes en estos geriátricos, entre los que se han detectado algunos que han sido improvisados en el interior de casas de familia o en viviendas alquiladas, con el solo propósito de obtener un lucro de una carencia cierta, si se tiene en cuenta el alto número de adultos mayores que residen en Mar del Plata, y que según cifras estimativas, representan el 32 por ciento de la población.

Reunión de trabajo para tratar el tema

Es tal el descontrol en tal sentido, que el propio Azcona dio a conocer que el 26 de este mes, de 9 a 12.30, se realizará una jornada de trabajo en el recinto del Concejo Deliberante, a la que fueron convocados además de los concejales de los distintos bloques, los jueces de Faltas, las juezas del Tribunal de Familia, y representantes de PAMI, Bomberos, Inspección General, la Dirección de Adultos Mayores, las secretarías de Salud y Desarrollo Social, las obras sociales y los centros de jubilados.

Adelantó que "en esa jornada, se tratarán las distintas problemáticas con los geriátricos y el destino de los adultos mayores, a fin de buscar acciones concretas para garantizar el efectivo cumplimiento de la normativa en esta materia".

Hizo un llamamiento a la población para que "si se encuentran en la necesidad ineludible de elegir y trasladar a un anciano familiar, que opten por establecimientos debidamente habilitados".

Una ordenanza que no puede aplicarse

Seguidamente, Azcona expuso la dimensión de este problema, al señalar que "en caso del constatar la falta de habilitación y tener que clausurar, es imposible el efectivo cumplimiento de la ordenanza 5355. Esta se aplica en toda verificación de hechos u omisiones que puedan constituir faltas o contravenciones a normas municipales", explicó.

Después, refirió que "en su articulado dice que "cuando deba realizarse una clausura transitoria tienen que efectuarse los cortes de energía eléctrica y de gas del local. Pero si se tiene en cuenta que en los establecimientos en cuestión viven personas en forma permanente, entre las que algunas son autoválidas y otras no, la complicación es mayor, porque si se cierra el lugar, ¿a dónde se los traslada y en qué condiciones?" -se preguntó Azcona.

"Los inspectores municipales actuantes -puntualizó- ante la clausura del geriátricos, no tienen sustento legal para realizar algún traslado ni para decidir sobre el destino de los allí internados, y ni siquiera contando con un establecimiento estatal destinado a tal fin, máxime cuando los alojados tienen familiares encargados de la elección del establecimiento".

Y añadió: "vistas estas consideraciones es imposible realizar el desalojo, corte de servicio ni precinto de accesos de un establecimiento ni dependencia de éste, ya que el comercio continúa con alojados a los cuales no pueden dejar de prestarle el servicio mientras permanezca viviendo en él".

Decreto 3280

Tras sostener que "no existe previsión por parte de este municipio de lugares destinados al alojamiento de personas trasladadas de geriátricos clausurados", destacó que "pero sí en la Provincia de Buenos Aires, donde esté vigente el Decreto 3280, que en su artículo 89 obliga a los establecimientos de este tipo a tener disponibles dos camas adicionales sobre el total a fin de que sean ocupadas en forma temporaria cuando circunstancias excepcionales tales como clausuras de otros establecimientos o catástrofe así lo requieran".

También, Azcona abogó por contar con "medidas que permitan la detección de establecimientos sin habilitación por parte del personal especializado en la temáticas, dentro de un marco posible de trabajo en virtud del riesgo que implica la falta de control permanente de establecimientos sin habitación".

Comentá la nota