Funcionarán desde febrero los primeros juzgados de tránsito

Su creación está bajo la órbita operativa de la Jefatura de Gabinete. Estarán en La Plata, Mar del Plata, Dolores y Pinamar. Allí se ejecutarán las infracciones que detecten los radares y las faltas de tránsito en rutas y autovías.
Pese a que la Provincia insiste en que el retorno -concretado finalmente ayer- de los radares a las rutas no persigue fines recaudatorios, la legislación prevé severas multas para los infractores como también la creación de una institución judicial específica encargada de llevar adelante dichos procesos en todo el territorio bonaerense.

Se trata de la Justicia Administrativa de Infracciones de Tránsito Provincial, que tendrá competencia en el juzgamiento de las faltas cometidas en rutas, caminos, autopistas, semiautopistas o autovías provinciales o nacionales en el territorio bonaerense.

La jefatura de Gabinete provincial, que conduce Alberto Pérez, viene trabajando (y lo seguirá haciendo durante todo el mes en curso) para llegar a habilitar los primeros cuatro juzgados de tránsito bonaerenses a principios de febrero próximo.

Se estima que para esa fecha comenzarán a llegar de a miles las actas de infracción que resulten del control ejercido por los radares.

El pasado 10 de diciembre, la Legislatura aprobó un proyecto de ley autorizando a la Provincia a adherir a la norma nacional de tránsito. Allí también habilitaba el retorno de los polémicos cinemómetros o medidores automáticos de velocidad.

Esta norma creó el Registro Unico de Infractores de Tránsito (RUIT) y además concedió el marco jurídico al nuevo sistema de otorgamiento de licencias de conducir.

A partir de allí, el Ejecutivo se está encargando de establecer la cantidad de juzgados (los primeros funcionarán en La Plata, Mar del Plata, Pinamar y Dolores) y jurisdicción territorial asignada, en función a la siniestralidad y al flujo vehicular.

Los órganos estarán integrados por un juez administrativo y al menos un secretario y un prosecretario.

Justamente en las primeras semanas de 2009 el gobierno de Scioli deberá cubrir todas estas vacantes y además resolver cuestiones domésticas y de logística como disponer mobiliario, medios para trabajar y todo lo que sea necesario para que los nuevos juzgados de faltas provinciales estén operativos hacia febrero próximo.

Comentá la nota