Ya funcionan los juzgados de Garantías y Familia de Pilar

El del fuero penal, a cargo de Nicolás Ceballos, opera en el kilómetro 52 de la Panamericana. Ya recibe las causas generadas en el distrito. El tribunal familiar, que conduce Gustavo Marchello, está en Ruta 8 e Ituzaingó y aún organiza su personal.
Las promesas de descentralización judicial en Pilar ya comenzaron a concretarse en los hechos. En las últimas semanas comenzaron a funcionar en el distrito el juzgado de Garantías y su par de Familia, que tendrán jurisdicción exclusiva en el ámbito del partido.

El primero en hacerlo fue el tribunal que pertenece al fuero penal. Forma parte del Departamento Judicial San Isidro y, de hecho, lleva el número 6, siguiendo la continuidad de los cinco juzgados que obran en aquella ciudad judicial. Sin embargo, el de Pilar tendrá competencia exclusivamente para las causas penales que se emitan en el distrito.

Según informaron fuentes judiciales, el Juzgado de Garantías 6 de Pilar ya está operativo y de turno permanente, los 365 días del año, actuando en las causas que eleven las tres fiscalías pilarenses. De todos modos, para evitar los traspasos administrativos, los expedientes que se iniciaron previamente a la apertura del juzgado local se seguirán tramitando en su oficina de origen, en San Isidro.

El Juzgado de Garantías de Pilar está a cargo del magistrado Nicolás Ramón Ceballos, quien anteriormente se desempeñó como secretario de su ahora par Ricardo Costa (Garantías 1 de San Isidro), ex fiscal de Pilar. Sus colaboradores son Walter Federico Saettone (secretario) y Martín Andrés Gómez y Paola Silvina Borsani (auxiliares letrados).

Familia

Por su parte, en los últimos días comenzó a operar el Tribunal de Familia de Pilar, en su dependencia ubicada en Ruta 8 e Ituzaingó, en la zona céntrica de la ciudad.

Si bien todavía no recibe causas como su par de Garantías, la oficina está en proceso de organización y completado de su planta de personal, por lo que en los próximos días las actuaciones judiciales por temas de familia ya dejarán de tramitarse en la ciudad de San Isidro.

El juez de Familia de Pilar es Gustavo Daniel Marchello, quien fue designado en enero pasado a través de una ley sancionada por el Congreso de la Provincia de Buenos Aires.

Marchello tiene una larga trayectoria como responsable del juzgado de Paz del partido de Moreno.

Es la primera concreción de las tres creaciones de juzgados de Familia que, en lo formal, estaban aprobadas en la provincia de Buenos Aires. Aunque en rigor, serán dos, ya que por una modificación legislativa se le "quitó" al distrito el tercer juzgado para reubicarlo en otro municipio.

El que hubiera sido el tercer tribunal de Familia de Pilar ahora pasará, con su estructura de personal y autoridades (no tenía, hasta el momento, situación física), a la Comuna de Tigre.

Por otro lado, ya fue designada la jueza que conducirá la oficina de Responsabilidad Penal Juvenil en Pilar. Se trata de la letrada Flavia María Graciela Valgiusti. Esta dependencia forma parte del nuevo Fuero Penal Juvenil creado por el gobierno de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires para intervenir en los casos delictivos en los que se vean involucrados menores de edad. Fueron creados por la Ley 13.298 (Sistema de Promoción y Protección integral de Derechos del Niño/a y Adolescente en la provincia de Buenos Aires) y por las leyes 13.634 (decreto 44/07) y ley 13.645 (Fuero de Familia y el Fuero Penal).

Su objetivo es encuadrar legalmente la situación de los jóvenes entre 16 y 18 años de edad que sean acusados de un hecho delictivo. La medida busca llenar el vacío judicial para los delincuentes enmarcados en esta franja de edades, que hasta el momento eran considerados inimputables por ser menores. El fuero penal juvenil establece medidas restrictivas de la libertad para los acusados por ilícitos, pero a la vez prácticas tendientes a la formación educativa y reinserción en la sociedad del joven.

Dentro de este fuero está prevista la instalación de un Juzgado de Garantías del Joven en Pilar, que tiene creación aprobada en las normativas bonaerenses pero todavía no tiene espacio físico, titular ni personal designado.

Comentá la nota