FUNCIONABA DETRÁS DE UN LOCAL Allanaron un desarmadero con más de 200 autos cortados

El jefe de la Policía Distrital de Lomas de Zamora, Fabián Perroni, dijo que el lugar se encontró en el marco de una serie de operativos que se estaban realizando para desbaratar a una banda de piratas del asfalto.
El desarmadero funcionaba atrás de una mueblería, ubicada en la calle San Martín al 4300, en Escalada. "Estaban en estantes, como si fueran góndolas, clasificados por radiadores, cristales, paragolpes, capots, cajas de cambios. Seguramente los compradores venían y pasaban por aquí como si fuera un supermercado", deslizó Perroni.

Un enorme desarmadero en el que había más de 200 autos cortados fue descubierto ayer en la localidad de Remedios de Escalada, en el partido de Lanús, detrás de una mueblería que estaba abierta al público.

El jefe de la Policía Distrital de Lomas de Zamora, Fabián Perroni, dijo que el lugar se encontró en el marco de una serie de allanamientos que se estaban realizando para desbaratar a una banda de piratas del asfalto.

Al llegar a la calle San Martín 4330, los policías se encontraron con la mueblería "El Tano", en la que había tres empleados -dos mujeres y un hombre- atendiendo a clientes, que luego quedaron demorados al determinarse que no podían desconocer la existencia del desarmadero trasero.

Perroni explicó que "detrás del local de la mueblería había un portón ciego que al abrirlo daba a un enorme galpón tinglado en el que había autopartes cortadas recientemente y una camioneta VW Cross Fox que fue robada con armas este año".

También había otras camionetas, trenes delanteros, tanques de nafta, lunetas, puertas y cristales que habían sido rotos recientemente para que no se pudiera identificar el origen de los vehículos. Pero los investigadores se llevaron la sorpresa mayor cuando avanzaron en el galpón y en otro sector ubicado en el fondo también tenía otro portón ciego, en el que hallaron más de 200 autos cortados.

"Estaban en estantes, como si fueran góndolas, clasificados por radiadores, cristales, paragolpes, capots, cajas de cambios. Seguramente los compradores venían y pasaban por aquí como si fuera un supermercado", afirmó. Perroni dijo que el dueño de la mueblería, al que se conoce como "El Tano", no fue ubicado, pero se demoró a los empleados porque "en la parte media del lugar se mezclaban las camas, los colchones y las autopartes, de modo que no podían desconocer esta actividad".

El jefe policial explicó que "luego de que se desactivaron los grandes depósitos de autopartes robadas, los delincuentes optaron por trabajar en células y ponerlos en talleres y depósitos más pequeños para evitar ser descubiertos por medios aéreos y también simular sus actividades".

Los demorados quedaron a disposición del titular de la UFI 5 de Lomas de Zamora, Juan José Vaello.

Comentá la nota