"Con las fumigaciones sin control favorecen al dengue"

El biólogo Juan González señaló que las nubes de insecticidas matan a las homigas que son las devoradoras naturales de los huevos del mosquito. El profesor de microbiología de la UNT Carlos Bellone,

Cuando la nube insecticida se esparce por el aire, inmediatamente se disparan varias consecuencias frente a la epidemia del dengue. La población siente un efecto tranquilizador ante el Aedes aegypti, el principal enemigo de moda. Es que el contenido químico que utilizan las autoridades sanitarias para enfrentar al dengue, produce un efecto inmediato en los temibles insectos adultos, dado que caen derribados como los mismos pacientes que son víctimas de sus picaduras y que hasta ayer sumaron 1167 en Tucumán. Pero la utilización de esta nube toxica tranquilizadora no sólo mata al mosquito transmisor del dengue, sino también a cualquier insecto que se cruza en su camino. Esto significa que hormigas, orugas, escarabajos, mariposas y todo tipo de bichos inofensivos para el ser humano también se desploman como piedras. Esto genera una alteración en el orden natural de equilibrio entre los depredadores y las presas que engendró la sabia naturaleza.

Ante este contexto, es que las voces idóneas comenzaron a hacerse oír con el objetivo de no utilizar indiscriminadamente la fumigación para acabar con el pequeño pero temerario enemigo, dado que la fórmula para aniquilarlos es tan simple como eliminar el agua estancada de las casas.

La provincia y las intendencias utilizan la piretrina para matar los mosquitos. Se trata de una mezcla de compuestos orgánicos que son extraídos de determinados tipos de flores. Las personas no sufren consecuencias al aspirar esta nube, pero la diversidad biológica sí. Este insecticida envenena al mosquito adulto, pero no tiene efecto sobre las larvas que deposita el Aedes aegipti. El profesor de microbiología de la facultad de Agronomía y Zootecnia y ex decano de esa unidad académica de la UNT Carlos Hugo Bellone, explica que la fumigación genera "un volteo inmediato" sin discriminar clases de insectos y advierte que no tiene afecto alguno sobre las personas y los animales.

El experto cree que la actual epidemia justifica este accionar más allá de que en el camino quedan los cadáveres de insectos benéficos para la naturaleza. "Cuando la situación esté más controlada habrá que hacer un profundo estudio para ver hasta dónde seguir con las aplicaciones", dice.

El biólogo e investigador del Instituto Miguel Lillo, Juan Antonio González, explica que las fumigaciones podrían agravar la situación actual. "En la naturaleza alguien siempre come a alguien. Lo que se está logrando con la fumigación es eliminar a los mosquitos adultos, pero también a las hormigas que son las destructoras naturales de los huevos que estos mosquitos depositan en los domicilios. Es decir que con las fumigaciones sin control se está favoreciendo al dengue, dado que están matando al control natural", opina, tras subrayar que la educación hacia la población es la mejor herramienta para combatirlo. Bellone advierte que otra consecuencia que pueden generar estas nubes insecticidas es generar mayor resistencia en los mismos mosquitos. Es decir que los insectos que nazcan con posterioridad, logren sobrevivir a las actuales dosis del líquido. De ser así, y tal como ya lo señalaron desde el Ministerio de Salud Pública, el año próximo la epidemia del dengue podría agravarse.

En el ámbito de la municipalidad de San Miguel de Tucumán, los casos de personas con los síntomas de la enfermedad (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, náuseas o vómitos), siguen en aumento. Hasta ayer se reportaron oficialmente en la capital 279 pacientes y los casos siguen multiplicándose por hora. Por esta razón, desde la Intendencia plantearon una lucha más agresiva contra esta enfermedad que no tiene cura. Pero el Departamento Río Chico sigue siendo la cuna del dengue con 547 pacientes.

Desde el Ministerio de Salud Pública apuestan a eliminar la población de mosquitos, educar a la comunidad y esperar a que las condiciones climáticas sean benevolentes con unos grados menos. Pero el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional no es alentador para este fin de semana, dado que se anuncian tormentas con temperaturas promedio de 20 grados. Cuando el termómetro escale nuevamente hasta los 25 grados centígrados, el Aedes aegypti se multiplicará vertiginosamente alentado por las condiciones ambientales y la hembra dispondrá de una gran cantidad de reservorios de agua para dejar sus huevos. Así, las nubles insecticidas, los hombres con máscaras y mochilas y los escuadrones de agentes sanitarios ingresando en cada domicilio deberán potenciarse hasta principio de junio, cuando las bajas temperaturas anticipen la llegada del invierno. Sin embargo, el dengue es sólo una de las consecuencias del cambio climático, las urbanizaciones descontroladas, los focos de pobreza, los basurales a cielo abierto, la ausencia de políticas sanitarias y las precarias condiciones socioambientales.

Es que el riesgo de la fiebre amarilla, la leishmaniasis, el chagas y la tuberculosis, está latente y podrían convertirse en la nueva amenaza urbana en un periodo del tiempo no tan lejano.

La UNT reclutará agentes sanitarios

La UNT lanzará hoy, a las 10.00, una campaña destinada a comprometer 1000 voluntarios para prevenir el dengue. La iniciativa es impulsada por el Consejo de Extensión de la UNT y su objetivo es capacitar a estudiantes, docentes y no docentes para que se transformen en agentes sanitarios. La vicerectora, María Luisa Rossi de Hernández, instó a la comunidad universitaria a participar. "Vamos a poner a disposición de esta iniciativa a los mejores investigadores y docentes para capacitar a quienes ofrezcan su solidaridad en pos de paliar un problema que no admite intereses mezquinos", dijo. Rossi de Hernández también anticipó que la universidad pública insistirá con propuestas de trabajo serio y a largo plazo para combatir un mal que obligará a un cambio de hábitos y de políticas públicas. El proyecto "1000 voluntarios contra el dengue" prevé una etapa de capacitación y el posterior trabajo en barrios y pueblos de toda la provincia.

Comentá la nota