Fugó de instituto un menor que fue detenido por el crimen del ingeniero

Un adolescente que había sido detenido por el crimen del ingeniero Ricardo Barrenechea, cometido el mes pasado en el interior de la vivienda que el profesional habitaba junto a su familia en Las Lomas de San Isidro, se fugó -junto con otros dos menores- del instituto de la localidad bonaerense de Pablo Nogués donde estaba alojado a disposición de la Justicia.
Fuentes de la investigación informaron que se trata de un chico de 16 años, identificado como Jonathan (el apellido se reserva por razones legales) que el viernes pasado había sido señalado en rueda de personas por familiares de la víctima como uno de los delincuentes que ingresó a robar a la casa de Barrenechea.

La policía bonaerense fue alertada de lo ocurrido durante la tarde de ayer, por lo que se convocó al personal de distintas dependencias de la fuerza para rastrillar distintos puntos del conurbano para recapturar al sospechoso, aunque al cierre de esta edición con resultados negativos.

Los procedimientos se realizaban principalmente en la zona de Pablo Nogués, donde está ubicado el centro de contención de alta seguridad donde el adolescente estaba alojado, y en La Matanza, donde el chico había sido detenido días después del crimen de Barrenechea.

Los investigadores aún procuran determinar cómo se produjo la fuga, ya que el instituto “Nuevo Dique” de Pablo Nogués era considerado como uno de los más seguros. “En este predio son trasladados los pibes más violentos, acusados de cometer delitos graves”, dijeron fuentes policiales.

Según se indicó, la Justicia de Menores de San Isidro había pedido especialmente que el adolescente sea alojado en un lugar del que no pudiera evadirse, dijeron los informantes. De igual modo, las fuentes policiales indicaron que “el lugar estaba siendo refaccionado, porque el edificio no está en óptimas condiciones”.

Reconocido en rueda

Por el crimen del ingeniero, se encuentra detenido otro adolescente que -al igual que el ahora prófugo- fue señalado por la familia del ingeniero como el otro de los delincuentes que cometieron el asalto a mano armada.

Los dos muchachos habían sido reconocidos por cuatro testigos en una rueda de presos que se llevó a cabo en la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) San Isidro de la policía bonaerense, por pedido del fiscal del caso, Gastón Garbus. Hace dos semanas, cuando estos chicos fueron apresados en La Matanza, fue la mucama de la familia Barrenechea quien los reconoció primero.

Además, un tercer sospechoso detenido por el caso, de 18 años, no fue reconocido por los familiares del ingeniero, pero sí por testigos de otros dos asaltos cometidos la misma noche que asesinaron a Barrenechea y en el mismo barrio de Las Lomas.

Este joven fue detenido el martes pasado luego de que uno de los otros dos sospechosos menores lo mencionaron como participante del raid delictivo que terminó con el asesinato del ingeniero. Tras asaltar la casa de los Barrenechea, la banda continuó robando en viviendas de San Isidro, donde se tirotearon con un anciano y amenazaron de muerte a una mujer que estaba junto a sus hijos.

Ataque feroz

El ingeniero de 46 años fue asesinado el 21 de octubre en su casa de Perú 725, de la localidad de Acassuso, a metros de la avenida Del Libertador y lindera con el Banco Río, donde se registró un cinematográfico asalto en enero del 2006.

Según la investigación, al menos dos muchachos ingresaron con fines de robo a la vivienda donde descansaba el ingeniero, su esposa y sus cuatro hijos.

Tras consumar el asalto, Barrenechea fue asesinado a tiros, mientras que uno de sus hijos fue baleado en una axila y debió ser operado.

Comentá la nota