Fuga de intendentes

La lista de intendentes que renunciaron a su cargo se acrecienta. Otros piden licencia como para tener "oxígeno" y hasta están los que "caen para arriba" ¿Por qué se fugan los intendentes? El abanico de casos y motivos de estos hechos
A principios de mes, quizá sin mucho ruido en los medios, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, pidió licencia para todo noviembre para tomarse vacaciones porque "durante este año no se las tomó y si no lo hacía las perdía", según explicó su vocero, Marcelo Charadía.

Las conjeturas alrededor de esta decisión superan la lista de 10, pero la que más suena en todos los sectores políticos es que Descalzo "no quiere meterse en la pelea por las autoridades del Concejo", ya que "la oposición tendrá mayoría" y que, de alguna manera, está preparando su fuga de la intendencia.

Antes, el tablero político bonaerense se había sacudido con la renuncia a su cargo de Jorge Rossi, el ahora ex intendente de Lomas de Zamora.

Según algunos cálculos, Rossi se convirtió en el noveno jefe comunal en dejar su puesto desde las elecciones del 28 de junio.

El currículum de Rossi es más que interesante. "Antiguo escudero" de Eduardo Duhalde, lo llaman algunos que lo vieron pasarse a las filas de Néstor Kirchner.

La fuga de Rossi se dio diez días después de la que protagonizó José Luis "Patón" Pérez, quien también renunció a su cargo de intendente de Balcarce.

El panorama para ambos -junto a Descalzo- tiene similitudes. Tras el recambio legislativo de diciembre, los concejos deliberantes van a estar dominados por opositores.

Dicen por Lomas de Zamora que los motivos para la renuncia de Rossi se pueden encuadrar en algunos puntos: Era uno de los funcionarios multados por la Corte Suprema de Justicia por no cumplir con el saneamiento del Riachuelo. En diciembre perdía el control del Concejo Deliberante. El kirchnerismo lo miraba con recelo y la sombra de Duhalde sobrevuela el distrito.

Según algunas voces, el currículum político de Rossi está minado por irregularidades electorales y fuertes denuncias de fraude. En 2003, dentro de una interna abierta del PJ local, Rossi se enfrentó a la esposa del legislador provincial y caudillo lomense, Osvaldo Mércuri.

El ex intendente había ganado rodeado de denuncias de fraude, pero de todos modos la Junta Electoral del partido le reconoció la victoria.

En las últimas elecciones legislativas, su candidatura testimonial obtuvo el 21 por ciento de los votos, mientras que el PJ disidente sumado superó esa cifra y la Coalición Cívica alcanzó casi 19 puntos.

Rossi fue reemplazado por Martín Insaurralde. Tiempo antes, el ahora ex intendente ya anticipaba que no iría por su reelección en 2011 y que su candidato sería Insaurralde. Los pasos se adelantaron.

Para Insaurralde las cosas no vienen nada bien. Lomas de Zamora es un distrito que contiene las complejidades propias del Conurbano. Los graves problemas de inseguridad y una aguda vulnerabilidad fiscal.

Por el lado del "Patón" Pérez, las cosas tienen su propio tinte. "Estoy cansado", dijo el jefe comunal sobre su decisión, y agregó que los concejales opositores le ponen trabas a su gestión. La renuncia presentada por Pérez es indeclinable y se hará efectiva a partir del 10 de diciembre.

Fuentes de la intendencia de Balcarce le dijeron a este diario que "al Patón lo voltearon los del campo". Esta metáfora se refiere a que el balcarceño -durante el conflicto del campo en marzo de 2008- mantuvo una postura demasiado cercana a la administración de Cristina Kirchner.

Balcarce es una zona donde hay muchos productores y las elecciones de junio -donde la mayoría de los candidatos representaban al campo- le propiciaron un severo cachetazo a Pérez. Es más, en reiteradas oportunidades el "Patón" fue increpado por ruralistas.

De todas formas, hay voces que sostienen que el "Patón" obtendría un cargo en el gobierno provincial.

Otro que tuvo que irse de la Municipalidad por el efecto negativo de las elecciones de junio que tuvo el kirchnerismo fue Victorio Migliaro, ex intendente de Salto.

Antes del cierre electoral, Migliaro había evaluado esa posibilidad ya que sostuvo que en las urnas se "ponía en juego la validez de la gestión".

Los que cayeron para arriba

"Caer para arriba" es una expresión muy conocida dentro de la arena política. Significa que cuando algún funcionario -aliado con el poder de turno- por distintos motivos (la mayoría negativos) tiene que dejar su cargo, logra escalar en algún cargo más alto.

Estos son los casos de Adrián Mircovich, ex intendente de Madariaga, y Ariel Franetovich, ex intendente de Chivilcoy, que lograron cargos -ambos ligados al campo- ejecutivos en Nación y Provincia.

El caso de Baldomero "Cacho" Alvarez para dejar Avellaneda y jurar como ministro de Desarrollo Social puede ser distinto. O el de Andrea García, jefa comunal de Ameghino -con licencia-, que se convirtió en la número dos del ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez.

Martín Sabbatella de Morón que pronto jurará como diputado nacional se puede separar del resto. Sabbatella aún cuenta con alta aprobación de gestión en su distrito, pero su proyecto político apunta a subir escalones e instalarse en la Provincia.

Para finalizar, existe un acuerdo en el que el caso más atípico es el de Mario Ishii, intendente de José C. Paz, que presentó su renuncia pero el Concejo Deliberante no le aceptó.

Entonces, Ishii no tuvo mejor idea que tomarse licencia por tiempo indefinido -luego de la derrota electoral del kirchnerismo- pero sin antes denunciar que hay "traidores" dentro del PJ bonaerense.

Comentá la nota