Sin fuga de divisas, se hunde el costo de enviar dólares a plazas offshore

Sin fuga de divisas, se hunde el costo de enviar dólares a plazas offshore
El ingreso de capitales fue de u$s 350 millones en octubre, según las consultoras privadas, y planchó el costo de las transferencias a destinos como Suiza, Uruguay y Panamá
No es señal de la efectividad de la regulación oficial, ni del menor riesgo local, sino –dicen– de las consecuencias que generó para las economías "periféricas" (como la Argentina) la reducción del pánico en los mercados globales. Las transferencias desde el país a destinos off shore muestran por estos días el menor volumen de los últimos tiempos, según los propios operadores, y una fuerte reducción en las comisiones que deben pagar los individuos y las empresas, a tono con el nuevo proceso de "ingreso de capitales" que refleja la economía local.

El flujo del dinero "negro" en la Argentina empezó a calmarse con la menor desconfianza que sintió el mundo sobre el sistema financiero, y que había llevado a los inversores –en los meses post-Lehman– a trasladar desesperadamente el efectivo que tenían en los países afectados hacia cualquier plaza (lejana) del planeta. El costo por sacar los ahorros empezó a ceder en el tercer trimestre, al pasar del 1% al 0,7%, e interrumpió el crecimiento que había mostrado entre los peores meses de la crisis global y las elecciones legislativas locales (desde un "-1%" hasta un "1%"). "Como no hay datos ni estimaciones sobre el volumen del dinero en negro en el país, estas comisiones son las que marcan si hay más flujo entrando o saliendo. Porque es una cuestión de oferta y demanda, y en esto el mercado muestra cierta homogeneidad. Lo que se ve es que ahora hay muy poco volumen, y no tanta salida como en los meses anteriores. La tranquilidad planchó los precios en el flujo del dinero", explicó el operador de una boutique financiera que, desde el corazón de la city porteña, ofrece a sus clientes "hacer aparecer" sus ahorros en cualquier destino off shore.

El hecho de que, actualmente, el costo para ingresar los ahorros (1%) sea más elevado que para fugarlos (0,7%), es un indicador de que el mercado se muestra más propenso a traerlos que a llevárselos.

"Eso es porque, para ingresar dinero al país, es necesario que el cambista tenga efectivo en la Argentina. Y si todos deciden entrar al mismo tiempo, el efectivo del cambista se acaba, y la comisión que cobra debe ser mayor", explicó un operador.

La reducción de costos para envíos al exterior tiene que ver, también, con la reversión que mostró el país en el flujo de capitales. De acuerdo con las estimaciones de las consultoras privadas, octubre fue el primer mes, de los últimos 28, que registró ingreso de divisas: unos u$s 350 millones, según el cálculo del estudio Bein & Asociados, que permitieron frenar una salida de divisas constante de hasta u$s 46.150 millones en más de dos años.

"Tenemos un escenario de debilidad del dólar a nivel global, y una liquidez yendo a la compra de los activos que todavía tienen valor. Y en esta compra de activos están los que son en pesos. Es lógico que con este contexto, en una economía que estaba hiperdolarizada y que tenía muchísimas coberturas en futuros, empiece ahora el desarme de posiciones en moneda extranjera", explicó a El Cronista la analista de Bein & Asociados, Marina Dal Poggetto. "Es probable que en los próximos meses se incremente la entrada de capitales, porque el escenario de "ingreso" ya empezó y es probable que no se frene aún con el deterioro del clima de negocios, el nivel de conflictividad que estamos viviendo en la Argentina y el desplome del superávit comercial".

En las casas de cambio y financieras, sin embargo, ven la tendencia con menos optimismo: "Hoy el 90% de los argentinos que tienen su plata afuera, no elige tenerla allá porque haya mejores inversiones, sino porque ve más seguridad jurídica en ese destino. Nadie viene acá a buscar la tasa del plazo fijo de un banco", dicen.

Con todo, la relación de hoy es sensiblemente más baja que la que se llegó a ver en los meses de pánico, cuando a las empresas se les llegó a cobrar hasta 7% por ingresar el dinero al país, y a pagar hasta 1% por retirarla. Los operadores explican que, actualmente, la mayor migración de capitales se da hacia Estados Unidos y Suiza; y, en menor medida, a Uruguay y Panamá.

Comentá la nota