Fuga de capitales: de enero a marzo, US$ 5.684 millones

La cifra supera en US$ 3.500 millones a la del mismo período del año pasado.
Entre enero y marzo continuó el proceso de salida de capitales que se inició a mediados de 2007, con el estallido de la crisis internacional.

Así, en el primer trimestre, y a pesar de las medidas oficiales adoptadas para frenar o demorar la demanda de dólares, salieron del sistema US$ 5.684 millones. Son US$ 1.000 millones menos que en el trimestre anterior, pero US$ 3.500 millones más que en igual trimestre de 2008.

Esos dólares fueron financiados con las divisas que ingresaron por el comercio exterior, préstamos de organismos internacionales e inversiones extranjeras, de acuerdo a los datos difundidos ayer por el Banco Central.

Por este motivo, y a pesar de haber obtenido en el trimestre un superávit comercial de US$ 3.589 millones, las reservas del Banco Central apenas aumentaron en US$ 123 millones.

Con estas cifras, desde el inicio de la crisis internacional, a mediados de 2007, la salida de capitales supera los US$ 37.000 millones.

Esto significa que los fuertes superávits generados por el comercio exterior no quedaron en el país. Y no se tradujeron en inversiones y mayores gastos internos, posibilitando mayor empleo y producción. Fueron guardados bajo el colchón o en cajas de seguridad o salieron al exterior. Y eso obligó incluso a tomar préstamos del exterior que terminaron financiando esa salida de capitales.

De los datos del Banco Central se desprenden en el primer trimestre de 2009 los siguientes movimientos:

Los ingresos por exportaciones superaron los pagos de importaciones en US$ 3.589 millones. Mientras ingresaron u$s 300 millones por otros servicios.

Entre inversiones del exterior, préstamos de organismos internacionales y el aumento de las cuentas de efectivo en moneda extranjera de los bancos en el Banco Central ingresaron casi US$ 3.000 millones.

Así, los ingresos totales sumaron casi US$ 7.000 millones.

Pero por otro lado, el Banco Central tuvo que vender divisas. La demanda por los pagos por intereses y el giro de utilidades y dividendos sumaron US$ 1.106 millones. Y la salida de capitales ("formación de activos externos del sector privado") totalizó US$ 5.684 millones. .

De este modo, las reservas finalizaron a fin de marzo con un stock de US$ 46.509 millones, "reflejando un incremento de US$ 123 millones en el trimestre".

No obstante, desde mediados de 2007, los desembolsos de los organismos internacionales superan los pagos que realiza la Argentina, revirtiendo el proceso anterior donde la Argentina se "desendeudaba" de esos organismos.

Además, "parte de la demanda de billetes en moneda extranjera fue destinada, en proporciones mayores a los registros de los trimestres previos, a constituir depósitos locales en moneda extranjera", dice el informe.

De aquí se desprende que parte de las reservas internacionales tienen como contrapartida un incremento de la deuda externa. Y ese proceso debería continuar porque el Gobierno está negociando nuevos préstamos con el Banco Mundial y el BID. El temor es que si no se detiene esta fuga, los nuevos préstamos terminarán financiando una mayor pérdida de divisas.

De todos modos, el Banco Central subraya que "el saldo de reservas internacionales continúa en niveles históricamente elevados, triplicando los de fines de 2001.

Comentá la nota