Las fuerzas quieren cuidar los sufragios Fiscales, un bien preciado que no abunda

Las fuerzas quieren cuidar los sufragios  Fiscales, un bien preciado que no abunda
Algunos partidos aseguran tener la cantidad necesaria para cubrir todas las mesas. Habrá que custodiar 437 mesas, en las que están habilitados para votar 151 mil pilarenses. Estrategias de la oposición para seducir a los "custodios de las urnas".
Al lado de las fotos del candidato más vendedor, boletas, cotillón partidario y merchandising político, el cartel se asoma irreverente. No tiene la impronta de un afiche bien diseñado, ni mucho menos. Apenas un garabato con birome azul. Eso sí, en letras grandes. Y expresa un pedido que hoy se asemeja casi al oro que buscaban los viejos exploradores que nos mostraban las películas en blanco y negro del lejano oeste: fiscales.

"Se buscan fiscales", "sumáte", "te necesito", "anotáte", "¿me ayudás?", o lo que sea sirve para atraer a una fauna esquiva, en extinción, si es que alguna vez existió.

Todos los partidos políticos, a excepción del oficialismo, claro, se sumergen por estas horas en una búsqueda casi frenética de personas que custodien las boletas, las repongan en el cuarto oscuro, y que, celosamente, se dediquen a escudriñar cada uno de los sobres que los electores metan en las urnas.

"Hay que respetar la voluntad popular", dicen. Pero para eso se necesitan ojos que miren.

En estas elecciones del 28 de junio, en Pilar se habilitarán 437 mesas, en las que sufragarán 350 electores, repartidos en 59 establecimientos escolares más la Municipalidad.

Es por eso que los partidos que cuentan con más chances de llegar al porcentaje de votos mínimos para ingresar ediles al Concejo, buscan estrategias para acaparar la mayor cantidad de "custodios de las urnas".

Internet, Face Book, carteles en las unidades básicas, comités o búnkers sirven. Pero también el ir casa por casa, golpeando las manos, mostrando la propuesta (en el caso de los que la tengan) y, de paso, seducirlos para que se animen a estar el 28 bien cerquita de las urnas.

Unión Pro asegura ya haber llegado a la cantidad de fiscales necesarios para cubrir todas las mesas de Pilar, y además agregar uno más en carácter de fiscal general, en los 60 establecimientos en donde se votará.

Además del reclutamiento que encaró el partido a nivel local (en rigor traídos de la mano de Gustavo Trindade, 6to. candidato a concejal por esa lista), se suma el reparto que los de De Narváez hicieron de las personas que a través de la página web del "Colorado" se sumaron de manera voluntaria.

"Vamos a sorprender a muchos cuando vean el domingo 28 que más de 500 personas van a cuidar los votos de Unión Pro", festejó hace poquito el candidato a senador provincial Jorge D’Onofrio.

La lista pilarense de la UCR, por su parte, es menos ambiciosa. Admite que no podrá cubrir todas las mesas habilitadas, pero se conforman con que haya presencia en todos los lugares en los que se vote.

"Hay mucha gente que en el 2007 se quejaba por la falta de boletas y nosotros les decíamos que eso era porque no teníamos la suficiente cantidad de fiscales, y entonces nos aseguraban que en estas elecciones iban a sumarse. Pero no todos han aceptado, lo que también quizá es culpa nuestra. Pero si bien no vamos a llegar a cubrir todas las mesas, hasta ahora tenemos unos 3 (fiscales) por escuela, y creemos que vamos a lograr conseguir un número que alcance a los 300", se esperanzó Gabriel Lagomarsino, 3er. postulante a concejal por la nómina que encabeza Abel Caballero.

Desde la Coalición Cívica (C.C.), por su parte, aseguraron empardar el número de representantes del partido que tiene Unión Pro: 500.

"Tenemos que darle las gracias a Néstor (Kirchner, ex presidente de la nación y candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria), ya que su modo autoritario de hacer política ha empujado a mucha gente a que se acerque a la oposición y no sólo busquen interiorizarse de nuestras propuestas, sino también colaborar de manera directa, en este caso con la fiscalización. Es un día cada dos años en la que los ciudadanos tenemos que brindarnos por esta democracia", se alegró la concejal de la C.C. Marcela Campagnoli, casi una líder espiritual de la lista de la Coalición que encabeza Juan Arenaza y María Inés Sánchez, y que llevarán, al igual que la 3 de la UCR, a Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín como candidatos a una banca nacional de la Cámara de Diputados.

La semana pasada varios de los partidos que tienen representación legislativa como el PAUFE, la C.C. el PRO, e incluso el oficialismo, —aunque la propuesta está abierta a quienes quieran sumarse—, firmaron un acuerdo que pretende garantizar una elección limpia, y coordinar acciones de trabajo que contribuyan a la reposición de boletas en conjunto y a una fiscalización también grupal.

Sin embargo, la diputada nacional Patricia Bullrich, cuando llegó al distrito a apoyar la lista de Arenaza, no dudó en aconsejar: "Por más acuerdo que tengan, vayan con todos los fiscales que tengan a mano y no dejen de mirar la urna y los votos ni un minuto".

El PAUFE tampoco escapa de la lógica. Cadenas de mails, publicaciones en un blog propio y cartas a los medios invitan a los ciudadanos a evitar que algún voto se escape, ya sea porque es mal contabilizado por las autoridades de mesa, o porque algún vivo metió la mano en donde no debía.

"Todos vivimos en una misma comunidad, y la política nos puede ayudar mucho. Pero mientras tanto, podemos hacer (…) a través de la acción comunitaria (…), contamos con usted", intenta seducir Jorge Simmermacher, 1er. candidato a concejal por el pattismo.

Todas las fuerzas que hoy tienen chances de llegar al HCD preparan la artillería de fiscales. Si pasa cerca de un comité, un búnker partidario o una unidad básica, tenga cuidado, lo pueden sumar. O, ¿por qué no?, entre usted mismo, sin que lo llamen.

Comentá la nota