Las fuerzas políticas locales sacudidas por el posible adelanto de las elecciones

Desde ayer, el tiempo corre a los partidos políticos. Luego del anuncio presidencial muchos quedaron descolocados. En Mar del Plata la oposición mostró su absoluto rechazo. Acción Marplatense no definió su postura.

La decisión del Gobierno nacional de impulsar el adelanto de las elecciones legislativas para el 28 de junio generó reacciones de rechazo en las fuerzas de oposición marplatenses que coinciden en definirla como "cálculo mezquino" y "maniobra política, no económica".

En Mar del Plata este año, en la fecha hasta ahora vigente (25 de octubre), deben elegirse 12 concejales para renovar las bancas y se hace de manera conjunta con la elecciones de legisladores provinciales. Por ello es que cada provincia deberá pronunciarse respecto a lo anunciado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y no existen dudas acerca de lo que sucederá en la provincia, luego de los dichos de anoche del gobernador Daniel Scioli. Si el Congreso Nacional aprueba el cambio de fecha de las elecciones nacionales, en Mar del Plata se elegirán concejales y legisladores provinciales el 28 de junio. La gran pregunta a responder pasa ahora por si hay tiempo suficiente para que las distintas fuerzas se organicen de cara a los comicios locales.

Guillermo Schutrumpf, concejal de la Coalición Cívica, dio a entender que es una jugada que impedirá, al menos en Mar del Plata, la conformación de listas y alianzas. "La coalición y el radicalismo, por ejemplo, tienen sus propios procesos internos, y eso no puede resolverse en un par de semanas", indicó el edil.

También el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Luis Rech, dijo orgánicamente que hay "un absoluto rechazo a lo anunciado por la Presidenta". "El radicalismo tiene sus elecciones internas el 10 de mayo y no encaja dentro de esta decisión del Gobierno nacional, que lo que está haciendo es un cálculo mezquino para entorpecer justamente el armado de la oposición", manifestó ayer a LA CAPITAL.

¿Qué pasa con AM?

El intendente municipal Gustavo Pulti está desarrollando una gestión que cuenta con un respaldo importante de los gobiernos nacionales y provinciales. De hecho hay una obra pública profusa impulsada por dineros de ambos niveles y su situación política se encuentra en una verdadera encrucijada.

En la Quinta Sección Electoral (que incluye a General Pueyrredon junto a otros 25 partidos del sudeste de la provincia) se ha venido produciendo en las últimas semanas una sangría de kirchneristas que ahora pretende ser detenida con este adelanto de los comicios. Dentro de ese panorama, la posibilidad de sumar a una figura carismática como es Pulti se torna tentador para las líneas que bajan desde el Gobierno nacional y el de Scioli.

Días atrás la diputada Adela Segarra adelantó que podría darse una situación de acercamiento a Pulti y la forma de presionar que tiene el oficialismo nacional y provincial es con esos dineros que sustentan, en gran parte, la gestión municipal. Aunque a Segarra la desautorizaron desde su propia fuerza, en las últimas horas habrían llegado nuevos emisarios al Palacio Municipal para buscar un acuerdo.

Ayer el intendente no hizo declaraciones luego de una jornada de trabajo y reuniones.

Hasta ahora, en todas las elecciones anteriores y más allá de apoyos circunstanciales que tuvo de algún sector justicialista, Pulti siempre pudo conservar la independencia de la boleta de Acción Marplatense. Hoy, en el gabinete municipal coexisten en armonía funcionarios que provienen del justicialismo, del radicalismo y del socialismo, elemento que el intendente tendrá que valorar para enfrentar las presiones políticas que se le vienen encima.

Descontento

En las lides opositoras, que bien fragmentadas están aún en esta ciudad, rechazaron ayer con distintos argumentos el cambio de fecha.

Schutrumpf acusó al Gobierno nacional de adelantar las elecciones para "diluir la derrota por paliza que iban a sufrir en Capital Federal y en otros distritos".

El anuncio de la presidenta Fernández de Kirchner provocó reacciones en la ciudad debido a la celeridad con la que ahora deberán moverse las distintas fuerzas políticas. "Hay dos análisis que se imponen después de los dichos de la Presidenta -dijo Schutrumpf-. El primero es que apurado por la situación que plantea Capital Federal y ante una evidente derrota, el Gobierno nacional quiere diluirla, quiere que no se note tanto perder por paliza y de esa manera no arrastrar ese resultado a octubre".

"Lo otro que hay que analizar es que el Gobierno va a quedar mal parado con este cambio porque hay algo evidente: tienen datos de que la cuestión económica se va a poner difícil en el conurbano y llegaría muy desgastado", dijo.

Rech fue más contundente aún al decir que "vamos a rechazar de manera absoluta y tratar de que esto no prospere, y que se respeten los plazos establecidos. En Estados Unidos hace 200 años que se vota el súper martes. Esto le quita seriedad al país".

Consultado sobre si puede haber sentido común en la decisión presidencial ante la crisis, Rech señaló que "no le creo que es para ahorrar plata, yo no le creo, hay una clara intencionalidad política. La Presidenta debería ser sincera y decir que en octubre la derrota será estrepitosa. Pero está claro que no puede ser sincera".

Segarra, de acuerdo

La diputada provincial del Frente para la Victoria, Adela Segarra calificó como "muy buena la decisión" de adelantar las elecciones a junio y consideró que "en un año de crisis está bueno adelantar las elecciones, nosotros ya preveíamos un escenario a nivel legislativo muy convulsionado por el tema electoral que se iba a postergar hasta octubre".

"Al adelantarse las elecciones -agregó- nos permite sortear rápido el tema electoral y poder avanzar en los temas importantes y estratégicos que el país necesita que resolvamos y no quedar entrampados en las disputas electorales. Es muy buena la decisión".

Reunión clave

Ayer por la noche, en un quincho ubicado sobre la calle 14 de Julio, los referentes vernáculos de la Coalición Cívica y la UCR mantuvieron un encuentro en el que el intercambio de ideas sobre el cambio de fecha de las elecciones terminó imponiéndose.

En un principio la reunión tenía como objetivo coordinar posturas legislativas en relación a temas específicas que serán tratados en poco tiempo en el Concejo Deliberante local. Pero la sorpresiva declaración presidencial motivó que se analizarán los nuevos tiempos que deben manejarse para definir alianzas, internas y negociación de candidatos. Como se sabe, se espera que la UCR y la Coalición Cívica confluyan en una sola fuerza política en los próximos comicios.

"Hay que esperar. El escenario ahora cambió. Pero hay que esperar al Congreso. Y si sale la ley, habrá que analizar la forma para resolver todos los conflictos para el armado de las listas", dijo una fuente a LA CAPITAL.

¿Por qué el adelanto complica el armado?

La Ley Electoral de la provincia indica, en su Artículo 37º que "en las elecciones municipales podrán actuar agrupaciones o partidos políticos accidentales, que deberán inscribirse, en cada caso, en la Junta Electoral, con sesenta (60) días, por lo menos, de anticipación al acto electoral".

El fin del plazo mencionado es el próximo 28 de abril, por lo cual no es difícil imaginar la celeridad con la que deben actuar los partidos políticos en Mar del Plata. La conformación de las distintas listas requiere de un tiempo mayor al que resta en el caso de que se apruebe la modificación. Es un hecho que el proyecto de ley que ingresará al Congreso la próxima semana tendrá incluida una modificación excepcional a los plazos, pero esto no es una medida que aporte una solución desde el punto de vista proselitista.

La instalación de un candidato en el consciente colectivo no puede llevarse a cabo en apenas 25 días, o un mes. Este es uno de los puntos que ven perjudicial y juzgan arbitraria la medida.

Comentá la nota