Fuerzan superávit comercial récord para compensar fuga de capitales

Fuerzan superávit comercial récord para compensar fuga de capitales
Las consultoras creen que en 2009 el superávit comercial será mayor a u$s 12.500 millones. Es por el derrumbe en la actividad interna y la inversión. El Gobierno necesita los dólares
El derrumbe de la inversión –producto de la caída en el nivel de actividad interna– y las crecientes restricciones a las importaciones que promovió el Gobierno en los últimos meses podrían forzar este año un nivel de superávit comercial récord. La mayoría de las consultoras privadas comenzó a reestimar hacia arriba el saldo positivo del sector externo para 2009, y gran parte de ellas ya lo ubica por encima de los u$s 12.598 millones logrados el año pasado.

Pero mientras en 2008 a este número se arribó por impulso de las exportaciones y el elevado precio de la soja, esta vez obedece al ciclo recesivo por el que atraviesa la economía y que arrastró consigo a la inversión, que en una alta proporción se nutre de la importación de bienes de capital. No se trata de un capricho del Gobierno sino de una necesidad: semejante nivel de superávit comercial es la única forma de abastecer de dólares al mercado y mantener a raya el tipo de cambio frente a la abultada fuga de capitales. Y sin resignar gran cantidad de reservas del BCRA.

En los primeros cuatro meses del año el superávit comercial llegó a los u$s 5.855 millones, 43% más que lo logrado en el mismo periodo de 2008. Pero mientras las exportaciones cayeron 22%, las importaciones lo hicieron al 38%.

Así, lo que en apariencia es una medida sana desde un punto de vista macroeconómico –la consolidación del saldo exportador– puede tener su contracara negativa, en tanto el freno de las importaciones se apoye en la restricción al ingreso de bienes de capital, que motorizan la inversión. Y algo de esto podría estar ocurriendo. Según un informe de la consultora Abeceb.com en el primer cuatrimestre del año las importaciones de bienes de consumo suntuarios cayeron 23%. Pero las importaciones de bienes de capital se desplomaron el doble: 46%.

"En 2009 las proyecciones de consenso del mercado volvieron a subestimar la capacidad del sector externo para conservar el superávit de comercio", advirtió el Estudio Bein en su último informe. "La solvencia de las cuentas externas protege a la economía frente a una salida de capitales de inusual magnitud, que se origina –a diferencia de otras oportunidades– en factores que tienen más que ver con la política local y en mucha menor medida con la trayectoria de la economía global", agregó.

En el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central las principales consultoras del país estiman un superávit comercial de u$s 12.000 millones. Pero este pronóstico se eleva mes tras mes y se espera que los próximos datos supere los u$s 12.500 millones.

El Gobierno –vía el secretario de Comercio, Guillermo Moreno– también propicia un torniquete cambiario, auditando celosamente las importaciones de las empresas que en muchos casos hoy están restringidas o directamente prohibidas. A ello se suman las medidas antidumping y los crecientes controles sobre la city porteña de la mayoría de las operaciones que implican compra de dólares.

"Ciertamente hay recesión, pero también hay un ajuste violento de los inventarios de las empresas que explica en parte la caída en las importaciones. Los datos de la balanza comercial que vimos hasta ahora son sorprendentes en materia de sector externo", señaló Ricardo Delgado, director de Analytica.

Comentá la nota