Los K fuerzan el almanaque para aprobar la reforma

Por Fernando Gonzalez

Esta semana, el Ejecutivo definirá si llama a extraordinarias o prorroga las sesiones ordinarias. El Senado ya hace su parte: desde mañana debate el texto en comisión

El bloque oficialista en el Senado se comprometió ante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a intentar aprobar el proyecto de reforma electoral antes del recambio parlamentario del 10 de diciembre. Para ello, esperará que durante esta semana, el Ejecutivo decida si convocará a sesiones extraordinarias o si prorrogará las ordinarias; mientras inicia el debate del texto en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales; Justicia y Asuntos Penales; y Presupuesto y Hacienda. El cronograma que maneja el kirchnerismo parlamentario muestra como fecha posibles del debate del texto en el recinto el miércoles 9 de diciembre. En despachos de la Casa Rosada, sin embargo, se evalúa la posibilidad de que ese escenario se plasme el martes 15, con la nueva composición de la Cámara.

"La voluntad política de nuestro bloque es aprobar la reforma antes del diez. Pero, claro, esto está supeditado a que el Ejecutivo convoque a extraordinarias o prorrogue las ordinarias", aseguraron en diálogo con El Cronista voceros de la bancada que conduce Miguel Pichetto. A su turno, fuentes oficiales del Ejecutivo indicaron a este diario que dedicarán la semana a analizar la relación de fuerzas en el Senado y que, en base a ese escenario, decidirán la fecha de tratamiento de la reforma en el recinto. Antes o después del recambio. Hasta ahora la última sesión del año legislativo de la Cámara alta será el miércoles cuando se tratará -y seguramente convertirá en ley- la prórroga por dos años de la emergencia económica y la modificación de las cuotas del monotributo.

La decisión de apurar la sanción de la reforma electoral fue adoptada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y despertó el rechazo de todo el arco opositor, que decidió salir reclamar para después del recambio parlamentario la presidencia provisional del Senado que actualmente ocupa José Pampuro. "Después de que oficialismo rompe las últimas reglas y si no les interesa la opinión de las otras fuerzas, está todo en discusión. La oposición tiene que dar una señal muy fuerte de contrapoder", aseguró ayer el titular de la UCR, Gerardo Morales.

El reclamo opositor

Para el senador por Jujuy, "no hay ningún riesgo institucional si un opositor ocupa la Presidencia Provisional del Senado", porque "la gobernabilidad la garantiza el propio gobierno con la economía que se está acomodando y la macroeconomía que también se está recuperando".

Acusó en ese marco al kirchnerismo de "crear su propio ruido" y remarcó que "la Constitución prevé una mayoría especial para las leyes electorales, porque deberían ser aprobadas por consenso ya que tienen que ver con el propio sistema republicano".

Comentá la nota