Luz y Fuerza en pie de guerra por aumentos salariales.

El sindicato podría iniciar medidas de fuerza en la empresa Energía San Juan, que ofrece un aumento salarial para el semestre de menos de la mitad de lo que pretende el gremio.
Los trabajadores de Energía San Juan que están afiliados al gremio de Luz y Fuerza, ya autorizaron a la Comisión Directiva del sindicato que disponga medidas de fuerza si es que esta misma semana no hay una respuesta acorde a sus demandas de incremento salarial, después de tres meses de infructuosas negociaciones con las autoridades locales de la empresa que responde a capitales chilenos.

Energía San Juan y DECSA de Caucete, son las dos únicas empresas del sector eléctrico de la provincia que aún no llegaron a un acuerdo salarial con el gremio, que demanda una actualización salarial devenida de la Revisión Tarifaria de noviembre del año pasado por un lado, y otra recomposición para el resto de 2.009, aunque en el Sindicato tienen en claro que "las realidades son distintas entre ambas distribuidoras, ya que la de Caucete es una empresa que da déficit y debe ser sostenida por el Estado".

Energía San Juan tiene 190 empleados convencionados y 110 trabajadores dependientes de los contratistas a los que se les aplica el convenio celebrado entre la empresa y el Sindicato hace dos años y también cuenta con unos 50 profesionales nucleados en el gremio APUAYE, que también viene reclamando una recomposición del mismo tipo, pero superior en números. En la empresa de Caucete hay 38 empleados afiliados al gremio de Luz y Fuerza.

Juan José Chica es el secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de San Juan y, en la entrevista, su voz denota preocupación por la situación que ya pasó de una negociación a casi una tortura.

"Somos 14 empresas, no como era antes, teníamos el SES y Agua y Energía y por eso ahora tenemos que discutir con distintas realidades, tarifas y personalidades de los ejecutivos. No es fácil", dijo Chica para dar una idea de lo que enfrenta.

Ante una consulta, el gremialista dijo que "hemos arreglado la situación con casi todas las empresas, pero nos falta DECSA y Energía San Juan. Pero sabemos que con DECSA las cosas son mas difíciles, porque la ecuación económica de la empresa es casi enviable y tiene que ser sostenida desde el Estado provincial, ya que no tiene más que 8.000 usuarios con 40 trabajadores y la ecuación no da".

"Con Energía San Juan ya contamos con autorización de la Asamblea de tomar medidas de acción directa, pero nosotros, en lo posible, siempre tratamos de llegar a un acuerdo", indicó.

Al relatar la historia, Chica dijo que "los salarios en la Argentina se han dado por montos semestrales o anuales. Para este año estamos peleando un porcentaje de entre el 7 y el 10 por ciento, pero Energía San Juan sólo ha ofrecido el 4 por ciento. Lógicamente no hemos aceptado y esperamos que en estos días podamos llegar a un buen acuerdo".

Explicó que "la impaciencia de la gente es porque estamos en una negociación desde hace tres meses y hasta ahora lo que conseguimos es que la empresa le diera a la gente una suma de 400 pesos a cuenta. Pero esto no satisface las necesidades de la gente, ni satisface al gremio, porque hay una caída del valor del salario del 15 por ciento y el trabajador argentino lo esta pasando muy mal, con una inflación encubierta, y creemos que los números del INDEC no son creíbles".

Chica destacó que "la situación no es fácil, teniendo en cuenta que, de alguna manera, también dependemos de una política del EPRE que es la que fija la tarifa que contiene un ítem donde se contemplan los salarios y que en dos semestres seguidos no ha dado ningún incremento y lo único al respecto que nos favorece, es que el último incremento tarifario fue del 2,4 por ciento el año pasado, sobre lo que debió haber un aumento de sueldos, pero para este año no lo ha habido todavía".

En palabras sencillas, Chica expresó que "como la última revisión de la tarifa fue en noviembre del año pasado y este año, ni en mayo ni en junio no hubo revisión tarifaria, estamos al horno teóricamente…"

Por eso reconoció que "para nosotros, que estamos buscando un incremento de los sueldos, ésa es una dificultad, ya que la empresa que no recibe mejoras tarifarias y nosotros, que tenemos las necesidad de recomponer el ingreso de los trabajadores, no tenemos ese elemento para negociar; y de ahí se agarran las autoridades de la empresa para bajar las expectativas".

De todos modos, el secretario del Sindicato aseguró que "en el gremio estamos muy fuertes con este reclamo, ya que la gente tiene en claro que acá no se está hablando de un aumento de sueldos, sino de recuperar lo que se pierde con la inflación. Es decir, que lo que pedimos es una actualización salarial que nos corresponde por la Ley y la Constitución".

Finalmente, manifestó que "para el miércoles llamamos a reunión en el gremio con los compañeros para explicar lo que ofrezca de manera definitiva la empresa y a partir de ahí, el jueves estaremos acordando o estaremos en pie de guerra".

Comentá la nota