Fuertes quejas de vecinos y comerciantes en San Vicente y en Acupo II por la pavimentación parada

El Municipio emitiría un comunicado, pero el intendente José Eseverri no quiso hablar ante la prensa. En los barrios afectados hay caída de las ventas y enojo de vecinos. En San Vicente se preguntan para qué rompieron el asfalto sano
Una constante: quejas por la demora y reclamo para que "terminen la obra". En San Vicente y en Acupo II, dos de los barrios donde la pavimentación de calles se frenó por atraso en los pagos, los vecinos ya no aguantan los trastornos y los comerciantes se quejan por las pérdidas, luego de que las empresas dejaran de trabajar.

Tal como adelantó infoeme.com este jueves por la mañana, las firmas que hacen hormigón en barrios de Olavarría se fueron de las obras o están realizando tareas apenas simbólicas: regado, pequeños movimientos de tierra y poco más.

Al contrario, los vecinos de esos sectores están inquietos ante la noticia, y en una recorrida de infoeme.com por el lugar dieron su testimonio, mientras el Municipio, que no recibe los fondos de Nación, sigue en silencio.

En San Vicente, los planteos son los siguientes:

Carlos Ripoll, critales Rivadavia casi Pellegrino. "Llegaron hasta la esquina y ahora parece que pararon. Reclamaron y ahora se llevaron las máquinas. La gente que estaba trabajando nos dice que se iban porque "no hay plata", que se había terminado la plata. Primero fue el tema de la piedra y ahora es que no hay plata.

"Nosotros con la camioneta pasamos por sobre el montículo (en Rivadavia y Del Valle), pero hay gente que tiene que dejar el auto en la Del Valle para venir a comprar el vidrio. Y es difícil encontrar estacionamiento en Del Valle. Pero una hoja de 1,50 a 1,80, llevarla a la esquina. Es complicado. Evidentemente no van a seguir: afuera no hay una máquina, un empleado, nada. No dejaron nada.

"Acá en la esquina, cuando trabajaban, había un guardia de seguridad. La semana pasada avanzaron un poco por el reclamo. A mitad de cuadra dijeron que no hay más plata, pero después terminaron: ahora se llevaron todo. Lo que esperamos es que levanten en la esquina. Pero no sé cómo va a hacer la gente de más adelante.

"No estaba tan roto el asfalto. Podían haber levantado donde realmente necesitaban".

Mirta Nonini, almacén. "Está muy complicado el tema: los proveedores tienen que dar la vuelta por atrás. La empresa no tiene nada que ver, la orden viene de arriba y ellos hacen hasta donde tienen que hacer.

"Esto (la obra) creemos que no se va a terminar, porque según lo que estoy escuchando el Intendente va a terminar la parte del puente y esto no, porque no le mandan la plata. Dejó todo por la mitad.

"Allá en barrio Luján taparon los pozos, pero así nomás. Realmente había gente que necesitaba el asfalto mucho más que nosotros acá".

Matrimonio de vecinos. "Esto ya lo veíamos venir. Se nos tomó el pelo. Es un crimen lo que hicieron. Están tirando plata, no había necesidad de hacer esto. Es lamentable.

"Nosotros tenemos esta entrada a la vivienda, pago 50 pesos de impuestos barrido y limpieza. No saben lo que era esto cuando llovió. Y hay cuadras íntegras sin asfaltar. No les mandan la plata y lo van a dejar así".

Adriana Arrouy, farmacéutica. "El 10 de julio me rompieron Buchardo. Al 21 de agosto llevo 40 días sin acceso de clientes a mi farmacia. Mis ventas han caído una barbaridad. Esta semana han tirado 50 metros de hormigón, es un trabajo simbólico, porque no es real. Ayer no se vio a un obrero, y hoy pasaron una máquina y una regadora, un absurdo, porque yo no compré una farmacia en una calle de tierra.

"Aparte escuché declarar a la empresa que las obras van más lentas porque se habían adelantado. Nadie se adelanta en una obra, sino lo que se atrasa es el pago. No tienen pagos.

"Los obreros dicen que no les dan más piedra porque dicen que ellos (la empresa) le debe mucho a los proveedores de piedra. El mayor accionista de Ultzama es el mayor accionista de Cerro del Aguila, de donde sacan la piedra. No puede ser problema con la piedra.

"Casi cerraramos. Pintamos hasta donde pudimos, pero los pintores me dijeron que no hiciera más porque cuando hormigonan se quiebra la pintura de las casas. Pintamos el depósito, nada más.

"El polvillo es falta de higiene. Y con plena época de gripe, con los turnos, los ancianos que llaman y no se animan a venir porque tienen miedo de caerse, han bajado las ventas. Afecta a la salud.

"Y no me suspenden el pago de impuestos: a la basura la depositamos en la plaza todos los vecinos. Se arma una porquería de perros que rompen las bolsas. Nadie recoge. Pero yo pago lo mismo de seguridad e higiene.

"Es inútil llamar a la Municipalidad. Una señora pidió que el cura del barrio San Vicente encabece un piquete en el barrio. Es lo único que podríamos hacer, porque estos señores responden solo a los piqueteros. Habría que hacerlo cortando Del Valle, porque si te fijás la calle Las Heras, la del Intendente, está hecha hasta la bocacalle.

"Es indignante que con las calles que hacen falta asfaltar, un pavimento en excelentes condiciones se levanta. Acá repavimentaron en 1993: ¿qué necesidad había de levantar este asfalto? Solamente porque quedaba más lindo el hormigón. Cuando hay barrios sin cordón cuneta siquiera. Si lo hicieron desde el punto de vista electoral, va a ser un boomerang. Nadie le debe estar echando bendiciones al señor Intendente".

Pero en barrio Acupo II, los inconvenientes son otros:

Adriana Veiga, vecina de un sector que quedó de tierra, con bordes altos de homigón. "Quedó todo parado y tenemos que usar rampas de madera para entrar y salir con los autos, pero nuestro gran temor es que si llega a llover va a desagotar todo para acá, se va a inundar todo.

"Vamos a hacer una carta los vecinos: faltan dos cuadras. El mes que viene va a hacer diez años que vivimos acá. Con la nieve se hizo un pantano y estuvimos tres días sin poder salir. Se complica.

"Y miren el escalón que quedó: rompí el frente del auto. Pensé que valía la pena porque iba a tener el asfalto. Pero me salió 500 pesos y ahora se llevaron todo y me quedé sin asfalto.

"Con los vecinos vamos a mandar una nota a la Municipalidad, porque estamos muy complicados. Hasta la entrada del Jardín está con problemas".

Comentá la nota