Fuertes objeciones entre los aliados K de centroizquierda

Antes de llegar al Congreso, el proyecto de reforma política ya generó cuestionamientos entre los bloques de centroizquierda y de la Concertación, aliados -habituales u ocasionales-del oficialismo. Los referentes de esos espacios adelantaron que no apoyarán la iniciativa si se presenta tal como trascendió en las últimas horas.
El mayor rechazo de los partidos chicos es la exigencia de un porcentaje del padrón electoral y una cobertura para acceder a una candidatura, lo que fomentaría el bipartidismo. "La reforma es sólo para resolver necesidades del Gobierno, consideramos que hay cien temas más importantes", aseguró Eduardo Macaluse, el jefe de bloque de Solidaridad e Igualdad, aliado de Proyecto Sur de Claudio Lozano y -desde diciembre-de Fernando Pino Solanas. Se trata de un sector que intenta hacer equilibrio entre el oficialismo y la oposición dura, y que luego del recambio parlamentario tendrá un papel clave para dirimir esa disputa. En cuanto al proyecto, Macaluse apuntó que "permitiría a los partidos grandes intervenir en las internas de los chicos".

Martín Sabbatella, otro referente de la centroizquierda desde diciembre, se pronunció a favor de discutir la reforma aunque puso reparos: "Si se fortalece el bipartidismo y se impide el nacimiento de nuevas fuerzas, se deteriora la democracia".

Del grupo de diputados ubicados en este espacio, el socialista kirchnerista Ariel Basteiro --del bloque Encuentro Popular y aliado de Libres del Sur- suele ser de los que más acompaña al oficialismo. En este caso, sin embargo, adelantó "fuertes objeciones" al proyecto.

"Afecta a los partidos más chicos y no incluye el voto electrónico ni la boleta única, que servirían para transparentar realmente el sistema electoral", argumentó.

"Si va a implicar que nos hagamos peronistas o radicales por obligación, no lo vamos a apoyar", señaló Silvia Vázquez, del bloque de la Concertación, y pidió el voto electrónico y el control autárquico de las elecciones.

Hugo Prieto, del mismo espacio, dijo que esperará a estudiar el proyecto para pronunciarse. El oficialismo tomó una iniciativa de su autoría para permitir el voto de los extranjeros en las elecciones presidenciales. El bloque de la Concertación, habitual aliado K, tomó distancia y parte de sus integrantes no dieron su apoyo al Presupuesto 2010.

Comentá la nota