Fuertes cruces entre la Argentina y Brasil por medidas de protección

Los empresarios brasileños reclaman a Lula que limite el ingreso de productos argentinos. La UIA les dijo que se fijen en China. El lunes, cumbre de ministros en Brasilia
Las tensiones entre Brasil y la Argentina por la caída del comercio a raíz de la crisis mundial son cada vez más evidentes. Los empresarios de ambos países no se preocupan por ocultarlo y crecen las acusaciones mutuas.

Ante los mayores controles a las importaciones aplicados por el gobierno de Cristina Fernández, y a pocas semanas de que el mandatario brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, diera marcha atrás con la decisión de fijar licencias automáticas para el ingreso de determinados productos al país, los industriales paulistas le reclamaron a su gobierno que tome cartas en el asunto y responda a la Argentina de la misma manera.

“Tenemos que contestar imponiendo restricciones a las importaciones de productos argentinos. Si el diálogo no resuelve, la salida es hacer lo mismo”, advirtió el titular de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), Paulo Skaf, luego de que la Aduana local estableciera el martes valores criterio –precios de referencia por debajo de los cuales no puede entrar mercadería– al ingreso de 800 nuevos productos.

La Unión Industrial no tardó en responder. El vicepresidente de la entidad Osvaldo Rial, aseguró: “Más que por la Argentina, los industriales brasileños deberían preocuparse por China, que es la verdadera amenaza para las industrias regionales”. A su vez, el industrial afirmó que en los últimos meses hubo “muchas denuncias de maniobras de subfacturación provenientes de Manaos” –zona franca de Brasil– que “hay que atacar porque es competencia desleal y afecta a la producción nacional”.

Estos roces entre los principales socios del Mercosur serán discutidos en una cumbre de ministros bilateral prevista para el lunes. Viajarán a Brasilia a reunirse con sus pares, la ministra de Producción, Débora Giorgi, el canciller Jorge Taiana y el titular de Economía, Carlos Fernández. En este encuentro, los funcionarios de ambos países intentarán avanzar en políticas conjuntas para afrontar la crisis, de cara al encuentro que mantendrán Lula y Cristina a mediados de marzo en San Pablo.

Denuncia

Según explicó a El Cronista el director ejecutivo de la Fiesp, Ricardo Martins, la entidad recibe denuncias de varias empresas que quieren exportar a la Argentina y el gobierno no les otorga las licencias desde octubre. “Intentamos varias veces solucionar el problema mediante las cancillerías de ambos países, pero no hubo respuesta. Nuestro reclamo apunta más a nuestro gobierno que al argentino, porque muchas veces a Lula le falta defender nuestros intereses”, se quejó el directivo. Las gestiones de Skaf incluyeron también un encuentro, días atrás, con Giorgi.

A diferencia de la Argentina, Brasil se resiste a aplicar medidas proteccionistas, decisión que es puesta de manifiesto por Lula frecuentemente. Y esto es precisamente lo que molesta a los industriales paulistas, que en respuesta a esta estrategia del gobierno brasileño, exigen a la administración de Cristina Kirchner que frene las trabas a la importación. “Tenemos que tratar de resolver los problemas entre nosotros, sin perjudicarnos”, enfatizó Martins, quien agregó: “No nos estamos pintando la cara para entrar en guerra, pero sí alertamos que no podemos soportar una situación como la actual”. Al respecto, Lula señaló que “el problema con la Argentina será resuelto en una mesa de negociaciones en el ámbito del Mercosur”.

Los industriales brasileños están muy preocupados debido a la caida del 40% de su comercio, la balanza comercial deficitaria, por primera vez desde marzo de 2001, y la fuerte caída de la producción.

Comentá la nota