Fuertes cruces por la asignación universal por hijo

Opositores afirman que hubo debilidad del gobierno. Desde el Ejecutivo se dice que no va a haber clientelismo.

Los cruces en torno a la asignación por hijo dispuesta por el Gobierno no ceden. El Gobierno insistió ayer en que "no existe ninguna posibilidad de clientelismo" en la aplicación del beneficio y confirmó que se está estudiando pagarlo también a empleadas domésticas.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que las empleadas domésticas que trabajan en negro estarán incluidas en la nueva asignación e indicó que "se está estudiando la posibilidad" de que queden incluidas aquellas que tienen empleo formal.

En diálogo con radio Mitre , el funcionario también aclaró que "no habrá superposición" de planes sociales.

El jueves, en un intento por neutralizar las críticas de la oposición respecto a la falta de políticas contra la pobreza, la presidenta Cristina Kirchner dispuso, mediante un decreto de necesidad y urgencia, que los desocupados y trabajadores que no estén registrados en la economía formal reciban una asignación mensual de 180 pesos por cada hijo menor de 18 años.

La oposición lanzó críticas de inmediato. Los referentes del sector advirtieron que no es universal y que se mantendrá el clientelismo. Además, cuestionaron que se financie con dinero de los jubilados, cuando juzgan que debería impulsarse una reforma tributaria que grave a los sectores de ingresos más altos.

En este sentido, el diputado electo por el Acuerdo Cívico y Social Alfonso Prat Gay sostuvo ayer que la "debilidad" del Gobierno hizo que tomara en cuenta propuestas opositoras como la del ingreso ciudadano a la niñez y advirtió que hubiera sido "más positivo" que el asunto se tratara en el Congreso.

"La preocupación es que se utilice la política social para mantener a los pobres en la pobreza, no para liberarlos", manifestó Prat Gay, desde Estados Unidos, adonde viajó para participar de un ciclo de charlas en la Escuela de Gobierno de Harvard. En Estados Unidos, Prat Gay se cruzó con el ex presidente Eduardo Duhalde, quien reveló esta semana su intención de participar en la interna del PJ para enfrentar a Néstor Kirchner. El diputado electo aseguró que no hablaron de ese asunto. Sin embargo, dijo que Duhalde "es una persona que en su momento puso el hombro en un momento difícil de la Argentina" y que tiene "todo su crédito para jugar ahora en el lugar que quiere, el justicialismo".

Comentá la nota