Fuertes críticas al servicio

Se inició en el Deliberante la primera de las tres jornadas previstas en la que se resaltó la necesidad de hacer cambios para satisfacer la demanda de los usuarios.
Numerosas fueron las propuestas que exigieron los usuarios quienes criticaron al Municipio por no escuchar sus reclamos.

Neuquén > Exactamente a las 15, tal como estaba previsto se inició en la Sala de Sesiones del Concejo Deliberante la primera jornada de la Audiencia Pública por el servicio de transporte urbano de pasajeros. En primer término expusieron los cuatro invitados especiales y posteriormente, hasta casi las 20, los primeros veinte de los 77 inscriptos.

El encuentro se desarrolló sin sobresaltos, con exacto cumplimiento de los tiempos -cada expositor tuvo diez minutos para desarrollar su discurso- y con respeto ante cada una de las exposiciones. De esta manera, todos los sectores de la ciudad tuvieron la oportunidad de expresarse en las que hubo consideraciones técnicas, académicas, propuestas concretas y algunas más amplias. También hubo vecinos que desde hace años son usuarios del transporte de pasajeros y que aprovecharon la ocasión para denunciar y manifestar su malestar por el servicio.

De las veinte personas que expusieron, ninguna se manifestó a favor del actual servicio y en todas se exigieron cambios para satisfacer la demanda de los vecinos de la ciudad. Mientras tanto, en uno de los sectores del recinto, uno de los responsables de la empresa Indalo escuchaba con atención cada una de las exposiciones mientras tomaba nota.

Las exposiciones también fueron seguidas por todos los funcionarios del área de Transporte del Municipio, de Servicios Concesionados y de la Secretaría de Coordinación, como así también concejales.

Variedad de reclamos

A pesar de la diversidad de personas que participaron ayer de la jornada inicial, cada uno de los oradores señaló como prioridad para mejorar el servicio en la próxima licitación la necesidad de mejorar la señalización en las paradas y en los colectivos, la falta de frecuencias y cumplimiento de horarios, como así también se rechazó el monopolio, se exigió un estricto control por parte del Municipio a la empresa concesionaria y que los colectivos sean adaptados para personas con discapacidades.

Además se pidió por la creación de un centro de atención para el usuario y por un ente municipal que regule el transporte y se planteó la posibilidad de que se implementen sistemas alternativos. Por otra parte se pidió por el boleto universitario y uno destinado a los estudiantes de las escuelas de artes. Otras de las exigencias fue el sistema de seguimiento satelital para un mayor control y se criticó duramente al Municipio por no escuchar los reclamos de los vecinos ante los problemas que viven a diario los usuarios.

Dentro de las propuestas se escuchó desde exigir estudios psicofísico para los choferes, una tarifa diferencial entre los que van parados y los que van sentados hasta la implementación de un sistema de trolebus en las calles troncales sostenida por energía eólica a través de molinos ubicados en las bardas.

"Estado calamitoso"

Así describieron los usuarios el estado de los colectivos y resaltaron la incomodidad de viajar "como animales". También criticaron con dureza al Municipio por no escuchar sus reclamos resaltando el accionar de la Defensoría del Pueblo de la ciudad, como único órgano de gobierno que atiende las denuncias.

Números

Entre los invitados, asistió Mirta Rautemberg, de la Universidad Nacional de Córdoba, quien realizó el estudio sobre el servicio de transporte en la ciudad de Neuquén.

Neuquén > Durante la primera jornada de audiencia pública, la especialista de la Universidad Nacional de Córdoba, encargada del estudio sobre el servicio de colectivos de la ciudad de Neuquén a través de un relevamiento geográfico y encuesta en hogares, sostuvo que el mayor uso de colectivo se da desde la periferia donde a diario toman el colectivo 20 mil personas, mientras que en el área central 3.800 y desde el centro a la periferia 60 mil.

Rautemberg expresó que el 36 por ciento de la población utiliza automóviles para movilizarse, número que calificó como muy alto, y que un alto porcentaje lo hace en bicicleta o caminando por lo que recomendó la construcción de nuevas bicisendas y el mejoramiento de las existentes.

Respecto a los motivos por lo que la gente usa el colectivo, explicó que el 50 por ciento lo hace para regresar al hogar, y de estos, el 70 para trabajar o estudiar. En cuanto a la calificación sobre la calidad del servicio, la especialista mencionó que en la encuesta el 53 por ciento calificó el servicio como regular, el 24 como malo, el 21 como bueno y ninguno como muy bueno.

Precisó que lo que valoró la gente como importante para un buen servicio fue el cumplimiento de las frecuencias.

Los usuarios tienen la palabra

"En los barrios alejados hay frecuencias que no le sirven a nadie. Nos sentimos postergados", Ivan Araneda (presidente de la Comisión Vecinal de Valentina Norte).

"Yo reclamo en virtud de las normas y no porque el colectivo me deja en la parada", Stela Ferrase.

"Al usuario se lo pasan por la suela de las ruedas que están bastante gastadas. Yo no quiero discursos, quiero realidades", Marta Ávila.

"Esto no es un servicio público porque no cubre las necesidades de la población", Nora Maggi.

"Esta audiencia pública se debería haber hecho un año antes para que las consideraciones verdaderamente se tomen en cuenta en la elaboración de los pliegos", Luis Yñiguez.

"Hay que insistir en un buen servicio de transporte público, para que dejen de utilizar el auto y los vecinos viajen en colectivo", Rubén Gómez (Foro Ciudadano).

"Hay que transparentar los controles. Este pliego de licitación no garantiza que el servicio deje de ser monopólico", Raúl Aranda.

Comentá la nota