Fuertes críticas desde el Gobierno por el posible paro de estatales.

Fuertes críticas desde el Gobierno por el posible paro de estatales.
El ministro Aramburu consideró que la medida "en sí misma causa daño", y cuestionó a los gremios por "no hacerse cargo de la realidad". Confirmaron que el día no trabajado será descontado.
USHUAIA.- El posible paro de actividades -previsto en un principio para el lunes pero aún no confirmado -que llevarían adelante los gremios estatales y privados desató fuertes críticas desde el Gobierno provincial, que manifestó su total desacuerdo con la medida.

El ministro de Gobierno, Guillermo Aramburu, entendió que se trata de "una medida que en sí misma causa daño y no busca una finalidad", aunque no descartó que se trate de "manifestaciones que pueden llegar a efectuar algunos sindicalistas".

En esa línea, advirtió que "si el objeto y fundamento de la medida de acción directa es la discusión salarial, esto es no hacerse eco de la realidad", y apuntó que con un paro de actividades "lo único que hacen es resentir servicios públicos".

El ministro consideró que "esto es una falta de responsabilidad por parte de las entidades sindicales" y señaló que "como sociedad lo vería como un acto de poca solidaridad para con la comunidad y creo que se requiere una dosis de realidad en esto".

Aramburu indicó que "el sector privado va a entender lo que estoy diciendo y es que la retracción que hay en el sector privado es importante", a lo cual "si le sumamos que en el sector público hay sólo reclamos salariales tratándose de un sector que tiene un bajísimo riesgo de pérdida de empleo, la verdad es que me parece irresponsable desde el punto de vista social", Y concluyó: "No pretendo que se solidaricen con el Gobierno sino con la propia comunidad fueguina".

Callejón sin salida

Por su parte, el secretario de Relaciones Institucionales del Gobierno, Daniel Ravaglia, apuntó directamente a la Asociación de Trabajadores del Estado y fustigó la "postura intransigente del sindicato estatal insistiendo en un incremento salarial", lo cual sumado a la "imposibilidad del Gobierno para hacer lugar al planteo" lleva la situación a "un callejón sin salida".

Ravaglia manifestó que "los dirigentes creen que la posibilidad que tienen de medir fuerzas con el Gobierno es a través de una medida de esta característica", pero enfatizó que "no lo compartimos, porque mientras la mayoría de los sectores privados están tratando de sostener la fuente laboral ellos van por un incremento salarial y eso nos parece contradictorio".

No obstante, indicó que "somos respetuosos del derecho que asiste a la medida que ellos quieran implementar", aunque aseveró que "el día que no se trabaje no se va a pagar porque el Estado no va a financiar el reclamo de los empleados públicos".

Ravaglia destacó la "predisposición al diálogo" del Gobierno con los sectores sindicales, y reseñó que "en lo que va del año ya hemos tenido dos reuniones con el gremio de ATE, una con ATSA, y se están abriendo las paritarias docentes".

"Todo esto en medio de una crisis económica muy importante que hace que el Gobierno tenga la tensión puesta en una situación general más que en el caso puntual de cada uno de los gremios", se explayó.

"Los compañeros trabajadores pretendan que el diálogo sea contestar afirmativamente a sus reclamos, cuando esto no puede ser", continuó.

El secretario de Relaciones Institucionales sostuvo que desde el Gobierno "hacemos una descripción de una realidad que no fue buscada por nosotros, porque si nos ponemos a pensar, la realidad económica que teníamos hace seis meses o un año es totalmente distinta a la que tenemos ahora".

En esa línea, observó que "en ese momento a lo mejor teníamos problemas propios de la economía provincial por las condiciones en que esta gestión recibió la Provincia, pero hoy por hoy tenemos una realidad más difícil todavía, y con menos margen para operar o participar la toma de decisiones tendientes a obtener soluciones".

Por otra parte, en cuanto a las reuniones de intersindicales en Ushuaia, Ravaglia sostuvo que "ante crisis excepcionales como esta que tenemos hoy la soluciones también son excepcionales, y cualquiera puede aportar algo que resulte ser una salida para coyuntura", por lo que consideró "oportuna la decisión de la Multisectorial, de juntarse para debatir algo que nos va a afectar a todos".

"Pero también hablaron que podían hacer paro para tratar de expresar su reclamo en contra de la crisis y esa sería una medida fuera de lugar, porque si estamos diciendo que hay que poner más trabajo y más empeño, es contradictorio declarar medidas de acción directa", concluyó.

Comentá la nota