El fuerte temporal provocó ayer serios destrozos en la zona costera

El Servicio Meteorológico anunció el paulatino mejoramiento del clima * De todos modos, continuará el frío intenso * Se espera sensación térmica bajo cero y máximas no superiores a los 7°.

El fuerte temporal de lluvia y viento que se desencadenó a partir del martes pasado en la ciudad siguió ayer provocando destrozos, especialmente en el sector costero.

El paseo Dávila, que comunica Punta Iglesia con los balnearios de La Perla, se mantuvo cerrado a los automovilistas debido a las roturas experimentadas en un sector de la vereda y en el muro de protección, que resultaron dañados por el embate de las olas.

A pesar de las inclemencias del tiempo, el tramo de la avenida Patricio Peralta Ramos ubicado en la parte superior -que desemboca en la calle Corrientes- estuvo muy concurrido por marplatenses y turistas que, desafiando el intenso frío, se acercaron para observar los destrozos.

En el Paseo Jesús de Galíndez -delimitado por el Torreón del Monje y Cabo Corrientes- las olas golpearon con fuerza; sin embargo, no evitaron que la gente transitara y tomara fotografías, especialmente de la veintena de barcos poteros que desde hace un par de días se encuentran anclados frente a la costa marplatense esperando el cese del alerta meteorológico.

En otros sectores de la costa, como por ejemplo Playa Varese, hubo paradores que sufrieron la voladura de parte de sus techos.

Olas de tres metros y medio

Debido a una pleamar de 3,4 metros prevista para las 20 de la víspera fue cortado el tránsito en algunos sectores costeros. Debido a estas condiciones climáticas, la Municipalidad también desaconsejó la práctica de actividades deportivas en el mar, como el surf, y sugirió a turistas y marplatenses que se abstengan de acercarse a la zona costera.

Ayer, cerca de las 15, se desarrolló una conferencia de prensa en el Palacio Municipal con la presencia de referentes de Defensa Civil y Prefectura Naval Argentina. En la ocasión, el secretario de Gobierno, Ariel Ciano, advirtió sobre la magnitud de "una crecida muy fuerte del mar y con olas muy importantes, algo que ya estuvo sucediendo en la costa de Mar del Plata".

Ciano remarcó los riesgos de transitar por la zona y pidió conciencia a la gente para que no tome este fenómeno meteorológico como una atracción turística.

El tránsito fue interrumpido en determinados sectores que son más peligrosos: el paseo Jesús de Galíndez, debajo de Cabo Corrientes y Punta Iglesia (paseo Dávila), zonas donde el tránsito vehicular se acerca peligrosamente al mar. "Los otros sectores, como la parte superior de Cabo Corrientes o La Perla, fueron mantenidos abiertos -en principio- al tránsito vehicular", aclaró Ciano.

El temor era que las olas arrastraran a alguna persona que estuviera sobre las veredas, algunas de las cuales sufrieron roturas en los muros de contención y mamposterías.

El secretario de Gobierno pidió a los surfistas que se abstengan de practicar este popular deporte mientras continúe el alerta meteorológico por las actuales condiciones de intensos vientos. "Apelamos a la madurez de todos los marplatenses y de los turistas y les advertimos porque es muy peligroso. Y a los que han dejado los coches estacionados en la costa, les pedimos que los retiren", manifestó Ciano.

Comentá la nota