Fuerte y sostenido impulso a la erradicación de ranchos

Fuerte y sostenido impulso a la erradicación de ranchos
Las obras del Programa de Erradicación de Ranchos que lleva adelante la "Fundación Vamos a Andar" (FVA), siguen con ritmo sostenido. Hasta el momento fueron entregadas 14 viviendas, sobre un total de 58 planificadas, con una inversión total de 1.152.750 pesos.
La Fundación, que preside la diputada nacional Hilda "Beba" de Soria, es una de las principales ejecutoras del Programa de Erradicación de Ranchos en la Provincia.

La institución se sumó con entusiasmo del proyecto del gobernador Luis Beder Herrera quien dijo que "el Gobierno priorizará la erradicación de ranchos", porque es una manifestación concreta de justicia social.

Compartiendo ese pensamiento, la FVA se ofreció a trabajar, como lo hacen decenas de dirigentes, funcionarios e instituciones de toda la Provincia, para llegar al Bicentenario, sin que haya un solo rancho en La Rioja.

Tras esa meta, desde el 6 de abril a la fecha, la Fundación construyó y entregó a sus propietarios 14 viviendas de primer nivel. Al mismo tiempo, están en plena ejecución otras once más.

El objetivo que se propuso el personal técnico de la obra, bajo la conducción de Miguel Molina, es llegar hasta este mes con las 25 unidades terminadas.

Las tareas se llevan a cabo en los barrios Joyas del Velasco —donde está previsto que se construyan 30 erradicaciones— y Virgen de Andacollo. Ya comenzaron los trabajos para las primeras familias del barrio Agrario.

UN ELOGIO

En la última entrega concretada en el barrio Joya del Velasco, el Gobernador manifestó públicamente su deseo que "todas las erradicaciones fueran como éstas", en alusión a las que edifica "Fundación Vamos a Andar".

La distinción del mandatario obedece a que las casas superan las especificaciones establecidas para el plan, puesto que son entregadas con aberturas de madera, cerámicos en cocina y baño, calefón eléctrico, una pérgola, artísticas molduras en los frentes, plantas frutales y de sombra.

Vale la pena destacar que esos y otros detalles de confort y calidad, no implican un mayor gasto para las arcas públicas, sino que son indicativos de una administración de recursos eficiente.

Comentá la nota