Fuerte repudio y acusaciones cruzadas por el ataque de ruralistas a Scioli

Kirchner responsabilizó a "bandas fascistas", Randazzo apuntó a "grupos de inadaptados" y el gobernador advirtió: "Me van a tener que pegar un tiro en la cabeza para que deje de trabajar"; además, dijo que los agresores son miembros de Pro y de SRA; los productores se defienden
La agresión que ayer sufrió Daniel Scioli de parte de un grupo de ruralistas durante un acto en la localidad bonaerense de Lobería generó un fuerte repudio en las filas oficialistas, que incluyó la voz de Néstor Kirchner, y un duro cruce respecto de quiénes fueron los responsables.

"No voy a dejar de ir [al interior de la provincia]. Me van a tener que pegar un tiro en la cabezapara que deje de trabajar. Y van a tener que apuntar bien, porque si me dejan herido voy a seguir trabajando y cumpliendo mis responsabilidades", lanzó el gobernador en declaraciones a radio 10.

"Grupos aislados". Enseguida, apuntó a sus agresores. "Pensaron que íbamos a dejar abandonado al interior, que íbamos a suspender las visitas y empezaron con los actos intimidadores. Se mostraron muy organizados y politizados", indicó. Y añadió: "Son grupos pequeños y aislados que reciben cada vez más el rechazo del resto de la sociedad"

El gobernador vinculó el ataque con su historia personal y volvió a presentarles pelea a los responsables de la protesta. "Con las situaciones que yo he superado... Que tiren huevos, piedras naranjas. Van a tener que derribar el avión para que no llegue", se despachó.

Hacia el final, volvió a arremeter contra quienes protagonizaron los incidentes. "Este pequeño grupo ha quedado al descubierto porque la propia gente de Lobería dice que no los conoce. Ha quedado tan al descubierto y tan claro quienes llevan adelante estas acciones. Buscan intimar y claramente la forma en que se manifiestan genera rechazo. El intendente de Lobería me acaba de decir que ya identificaron a las personas que ayer me atacaron y fueron fiscales del Pro y miembros de la Sociedad Rural. Más claro echele agua", precisó el gobernador.

"Bandas fascistas". Kirchner se sumó a las críticas. "Mi repudio es total", fue su primera reacción ante los periodistas que lo consultaron durante una recorrida de campaña por la localidad bonaerense de Moreno. "Este es el problema de las bandas fascistas que ante el resultado que se va a dar en las próximas elecciones recurren a este tipo de actitudes", disparó.

El ex presidente aprovechó para volver a atacar a los medios. "También es la responsabilidad de cierta prensa que tenemos que tendría que haber condenado estos hechos desde siempre y lamentablemente no lo hicieron cuando empezaron a suceder", se despachó.

Como ya es habitual, Florencio Randazzo reforzó el discurso oficial y atribuyó los incidentes al accionar de "pequeños grupos de inadaptados que no han entendido lo que es la democracia y no representan a los chacareros". Al igual que Scioli, el ministro del Interior acusó a miembros de la Sociedad Rural, la Federación Agraria y a militantes de Pro.

La versión de los ruralistas. En tanto, Rafael Bove, uno de los manifestantes detenidos por el escrache que sufrió ayer el gobernador bonaerense, pidió hoy "disculpas" por el incidente y aseguró que "no se le tiró con nada, solamente hubo un huevo que voló".

Bove, una de las tres personas detenidas anoche y liberadas esta madrugada, aseguró: "No somos partidarios de ningún partido político" y agregó que ellos tenían invitación al acto del mandatario porque están "afiliados a la Federación Agraria y la Sociedad Rural".

En declaraciones a radio Continental, el manifestante indicó que "no había ni piedras ni ningún elemento de violencia". Y añadió: "Entiendo y pido disculpas por lo que podamos haber ocasionado".

En el mismo sentido, precisó: "La protesta fue pacífica, no se le tiró con nada. Solamente hubo un huevo que voló, nada más. Pido disculpas por lo que hemos ocasionado, pero se dio así".

Además, negó que los protagonistas de la manifestación estén vinculados con algún partido. "Somos todos apartidarios, nadie está afiliado a ningún partido. No estamos involucrados con Pro. Somos productores rurales autoconvocados, de la Sociedad Rural y la Federación Agraria, pero nada que ver con los partidos políticos", explicó.

Fondo y forma. Cuando se le preguntó si se arrepentía por lo ocurrido, respondió: "En lo que fue el escrache, el repudio, si le hizo mal [a Scioli], lo asumimos. Pero la situación en Lobería es muy grave. Eso va juntando mucha indignación que, llegado estos casos, es difícil contener".

La violencia se desató ayer apenas Scioli aterrizó el helicóptero de la gobernación cerca del edificio donde debía hablar Scioli. Un cordón policial de 300 efectivos intentó frenar a los manifestantes, pero un grupo de ellos saltó un vallado y trató de acercarse a la comitiva oficial. Hubo empujones y golpes a poca distancia del gobernador.

Comentá la nota