Fuerte reclamo de gobernadores del PJ

Fuerte reclamo de gobernadores del PJ
Pidieron al Gobierno más diálogo y cambios en la política del campo y la coparticipación; esperan señales concretas de los Kirchner
Sin medias tintas ni mensajes encubiertos. Los gobernadores peronistas comenzaron desde ayer a lanzar duras y directas críticas al Gobierno con la clara intención de exigirle a la presidenta Cristina Kirchner cambios de gestión inmediatos, que se ajusten al resultado que dieron el domingo las urnas.

El receptor más visible de esta gran catarsis que se desató en el peronismo es el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, que en su nuevo papel de presidente del PJ inició una ronda de encuentros con los 17 gobernadores peronistas para reacomodar el partido. Aunque las quejas contra el Gobierno también llegaron a la Casa Rosada por medio de algunos ministros y funcionarios de segunda línea.

Entre la larga lista de reclamos que levantaron muchos gobernadores figura la ausencia de diálogo de la Presidenta, la falta de un recambio de ministros cuestionados, el esquema discrecional de uso de los superpoderes, la necesidad de un nuevo esquema de coparticipación de impuestos y la idea de los Kirchner de mantener en la Casa Rosada a figuras ajenas al PJ y claramente irritativas. Muchos gobernadores observan una relación directa entre estos reclamos y los resultados electorales adversos que algunos sufrieron.

Scioli expresó ayer a LA NACION que los reclamos de gestión se deberán hacer en otro lado. "No vamos a superponer los papeles del PJ con los del Gobierno", dijo. Fue una manera elegante de despegarse de las quejas de las provincias y de dejar que las respuestas a esos pedidos sólo se ejecuten desde la Casa Rosada.

El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, ayer se reunió con Scioli y además de llevarle los pedidos por una mayor apertura en el PJ le transmitió sus quejas por el estilo personalista de los Kirchner. También planteó la necesidad de que el oficialismo dialogara con los sectores del campo y con los industriales.

En diálogo con LA NACION, Das Neves dijo: "Necesitamos que el Gobierno se despegue de esos personajes payasescos como [Luis] D´Elía y otros impresentables que no tienen nada que ver con el peronismo".

No fue la única crítica que lanzó el gobernador de Chubut: también planteó la necesidad de reformular la coparticipación sin necesidad de que someter el tema a un largo debate en el Congreso. Das Neves propuso que la Nación resignara porcentajes de coparticipación para destinarlos a las provincias en forma equitativa.

No fue un reclamo exclusivo de Das Neves sino que también lo hicieron otros gobernadores del PJ con diversidad de matices. Por ejemplo, el salteño Juan Manuel Urtubey explicó a LA NACION que un mecanismo práctico de mayor reparto de fondos a las provincias sin pasar por una ley de coparticipación sería crear un "fondo de convergencia", como tienen varios países europeos.

Urtubey, que hasta hace un tiempo comulgó con la Casa Rosada, ayer dijo que su enrolamiento kirchnerista "es una historia que inventaron" sus rivales salteños Juan Carlos Romero y Walter Wayar. "A mí me eligieron los salteños, y los candidatos oficiales de Kirchner eran ellos", dijo.

La obra pública

Otro de los puntos que cuestionaron varios gobernadores del PJ fue la falta de envío de fondos de la Nación para terminar obras públicas. En estos casos se trata tanto de provincias del norte como también del sur del país que iniciaron obras con anuncios de Cristina Kirchner, pero que ahora esos emprendimientos están paralizados o no se sabe si la Casa Rosada seguirá girando los fondos.

"Hay obra pública que debe garantizar la Nación porque están comprometidas viviendas y rutas, pero en muchos casos aún no contamos con los fondos prometidos", se quejó un destacado gobernador del PJ de buen vínculo con los Kirchner.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que ya estaba distanciado de los Kirchner y cuyos candidatos perdieron el domingo pasado, ayer renovó su reclamo por la deuda de 300 millones que mantiene la Nación con la provincia por las cajas de jubilaciones. "El kirchnerismo le hizo un gran daño a Córdoba" con su política agropecuaria, dijo. Esas quejas de Schiaretti las comparten varios gobernadores del PJ que perdieron en sus distritos.

Uno de los gobernadores peronistas que más sufrió en las urnas por la pelea del campo fue el gobernador kirchnerista de Entre Ríos, Sergio Urribarri, que junto con el dirigente del PJ Jorge Busti llevó una lista que perdió por menos de un punto contra el Acuerdo Cívico y Social, liderado por Atilio Benedetti, un ruralista que fue apoyado por Alfredo De Angeli.

"El resultado de las urnas debería servirle a la Presidenta para hacerse un replanteo de su política con el campo", dijo a LA NACION un funcionario entrerriano allegado a Urribarri.

No será la última queja que recibirá la Casa Rosada de parte de los gobernadores del PJ que parecen haber llegado al límite de la paciencia. Es muy probable que estos reclamos se trasladen en forma pragmática e inmediata al Congreso.

Jefes provinciales con cuestionamientos

JOSE ALPEROVICH

Gobernador de Tucumán

* El mandatario tucumano se define como kirchnerista pero después del domingo emitió críticas reservadas al Gobierno. Puso a uno de sus hombres en el Gabinete, el nuevo ministro de Salud Juan Manzur.

SERGIO URRIBARRI

Gobernador de Entre Ríos

* El mandatario kirchnerista sufrió una dura derrota en las urnas en Entre Ríos por el voto del campo. Sus allegados acusan a la Casa Rosada por la "errática" política agropecuaria.

JOSE LUIS GIOJA

Gobernador de San Juan

* Estaba alineado con los Kirchner y tiene aspiraciones presidenciales. Ganó en su provincia, pero reclama más diálogo por parte del Gobierno y una nueva coparticipación federal.

JUAN SCHIARETTI

Gobernador de Córdoba

* Desde la polémica por las retenciones del campo se distanció del Gobierno. Junto con Reutemann y el entrerriano Busti criticó a los Kirchner, y sus legisladores estarán en un subbloque en Diputados.

Pase de facturas en el kirchnerismo porteño

* Después del cuarto puesto en las elecciones, se destapó la crisis en el kirchnerismo porteño. El diputado electo Carlos Heller le respondió ayer en duros términos al sindicalista Víctor Santa María, un referente del PJ porteño que había hablado de "fracaso electoral". "Estamos lejos de creer que haya sido un fracaso. Que digan esto demuestra que ha habido de parte de él y de otros dirigentes una absoluta falta de compromiso", dijo Heller. En el PJ de la ciudad hubo reproches para el jefe de campaña, Daniel Filmus, que se había negado a ser candidato. Aparecieron afiches con su foto y la frase "mariscal de la derrota".

Comentá la nota