Fuerte rechazo en Venado a la propuesta de cubrir eventuales despidos

Venado Tuerto.— La propuesta que impulsó el Centro Comercial e Industrial (CCI) de esta ciudad para introducir un ocho por ciento de aumento salarial a fin de cubrir indemnizaciones ante eventuales despidos, como publicó La Capital, generó el rechazo de distintos sectores y para la viceministra de Trabajo de la provincia, Alicia Ciciliani, es "un disparate".
Con la misma contundencia la funcionaria criticó la iniciativa del Centro de Comercio e Industria de Rufino de crear un banco de datos de empleados conflictivos.

   A raíz de los polémicos planteos Ciciliani desembarco en estas dos ciudades del sur santafesino para manifestar su oposición y hasta su malestar al sostener: "vengo por motivos desgraciados".

   "Esta propuesta me parece un disparate" insistió la funcionaria sobre el proyecto del (CCI) venadense que conduce el empresario Sergio Druetta. Y en ese sentido sostuvo que "hoy la sociedad debe pensar en cómo proteger a los trabajadores y no en cómo desprotegerlos".

   Asimismo indicó que la iniciativa "no solucionaría ninguno de los problemas existentes" para agregar que "la crisis está dejando a personas desocupadas y debemos pensar en cómo generamos un seguro de desempleo digno que permita superar esos momentos duros que son recurrentes en Argentina".

   Ciciliani fijo su posición en el marco de una conferencia de prensa desarrollada en la delegación local del Ministerio de Trabajo cuyo titular, Cristian Tobaldo, también estuvo presente además de los concejales venadenses Oscar Pieroni, Fabián Vernetti y la secretaria general del Partido Socialista en el departamento General López, Rosana Bellatti. La funcionaria hizo hincapié en la necesidad de implementar mesas tripartitas con el objetivo de solucionar las dificultades que puedan surgir en la relación empleado-patrón. Y en sentido dijo que la intervención del gobierno "es fundamental" tras ratificar el compromiso de mediar ante cualquier inconveniente que surja entre las partes. Sobre la postura de Druetta, quien consideró que "muchos empleados trabajan pensando en la indemnización", Ciciliani refutó: "Quien pasó por el desempleo puede saber lo que ello implica. Quien impulsa esta propuesta no conoce o nunca se puso en los zapatos de un trabajador".

   En relación a la iniciativa del Centro Comercial de Rufino de crear una suerte de "veraz" de trabajadores que tuvieran problemas con sus patrones o en su desempeño laboral, la viceministra de la cartera laboral explicó, tras su paso por esa ciudad, que "ahora dicen que se trató de un error y que, en realidad, lo que pretenden es formar un espacio de mediación entre empleados y empresarios".

   Por su parte el secretario general de la CGT General López, Jorge Sola, fustigó a Druetta al sostener que "piensa que los empleados son esclavos". Y fue más lejos al considerar que "el problema de muchos empresarios es que nunca trabajaron en relación de dependencia y entonces no saben lo que significa perder el empleo".

   "Estoy sorprendido —añadió— por esta aberración legal e ideológica, que va en contra de lo que estipula la ley de contrato de trabajo. Este planteo se suma a lo que viene sucediendo en Rufino, algo que tuvo un germen en Venado Tuerto pero que con nuestra postura no prosperó". l

Comentá la nota