Fuerte rechazo político a las interferencias

Dirigentes de la oposición, del oficialismo, gobernadores y legisladores nacionales condenaron ayer las interferencias en la radio del helicóptero presidencial, mientras trasladaba a Cristina Kirchner, el viernes pasado.
El diputado nacional del peronismo disidente, Felipe Solá, sostuvo que las interferencias, que calificó de intimidaciones, "revelan que hay lugares desde los que se alienta el golpismo. Es muy grave que se pueda interceptar la comunicación del helicóptero presidencial".

"Siempre tienen una razón de ser en expresiones de sentimientos golpistas anidados en algunos sectores de la sociedad", dijo el ex gobernador de Buenos Aires.

El mandatario de Tucumán, José Alperovich, sostuvo que las interferencias fueron "gravísimas y la Justicia deberá utilizar todos los recursos tecnológicos del Estado para esclarecer el hecho y castigar a los autores de este ataque a la democracia y sus instituciones en la persona de la Presidenta".

Su colega de Salta, Juan Manuel Urtubey, consideró que se trató de un hecho "muy grave" y remarcó su preocupación "institucional" por ese episodio.

La flamante diputada nacional Laura Alonso (Pro-Capital Federal) dijo que "la seguridad de la Presidenta es una cuestión de Estado. Las amenazas son una preocupación que merecen una investigación urgente. Resulta preocupante que la máxima autoridad de nuestro país se vea amenazada", dijo la ex directora ejecutiva de Poder Ciudadano.

Eduardo Macaluse, diputado nacional de Solidaridad e Igualdad (SI), afirmó que "no hay que tomar a la ligera este tipo de amenazas, que son consecuencia de una escalada verbal ilimitada en la política y que pretende llevarnos varias décadas atrás".

"La CGT repudia las amenazas contra la Presidenta, perpetradas el viernes pasado. Nos solidarizamos con la compañera y ratificamos, como trabajadores, nuestra decisión de defender y fortalecer al Gobierno nacional y popular", expresó la central sindical por medio de un comunicado.

La asociación Madres de Plaza de Mayo calificó de "cobardía" el episodio ocurrido el viernes pasado "con que los fascistas de siempre amenazan a la Presidenta".

Comentá la nota