Fuerte reacción de la Corte Suprema frente a la amenaza de Moyano

En Tribunales creen que la acción del camionero responde a intereses políticos y al fallo por la libertad sindical. Fayt pidió a Moyano que se ocupe de la situación de los trabajadores
Para la Corte Suprema de Justicia, la abierta amenaza de Hugo Moyano en su contra fue demasiado. Varios ministros del máximo tribunal reaccionaron ayer al unísono para repudiar las duras acusaciones que el jefe de la CGT lanzó el martes en medio de un acto del gremio de judiciales, mientras en los pasillos de Tribunales crecía la percepción de que la embestida del camionero respondía a intereses políticos más profundos que los reclamos del sindicato que conduce Julio Piumato y que se vinculaban directamente con la expectativa de nuevos fallos contra el monopolio sindical cegetista. A esas especulaciones se sumaron, además, las sospechas compartidas tanto en ámbitos judiciales como en diversas corrientes gremiales de que la escalada en la pelea de Moyano con la Corte podría contar con el aval de algunos sectores del Gobierno molestos con algunas de las últimas decisiones del alto tribunal. "Hay algo más de fondo, esta es una presión política, no hay dudas", evaluaron fuentes judiciales.

Los jueces Carlos Fayt y Elena Highton de Nolasco se encargaron de asumir la defensa de la Corte, tras las acusaciones de "reaccionarios" y "dictadores" que les endilgó Moyano. Fayt, el más duro en la reacción, le advirtió al sindicalista que "la Corte es suprema y no va a perder esa calidad" y aseguró que las críticas "no nos tocan". Y fue un poco más lejos en el reproche al atribuirle a Moyano la responsabilidad de "saber el origen de por qué los que trabajan están en la condición que están".

Tras el efecto que provocó su amenaza del martes de movilizar a los camioneros a Tribunales si no se atienden los reclamos de los judiciales, el jefe de la CGT buscó ayer descomprimir la tensión generada con la Corte, pero al conocer la reacción de Fayt volvió sobre sus pasos y redobló su embestida contra el tribunal. "Yo sé lo que estoy haciendo por los trabajadores, lo que he hecho y lo que cuesta, y las condiciones de muchos que se rasgan la investidura y han hecho mucho menos por los trabajadores. Mejor que se preocupe él", desafió Moyano.

Por su parte, la jueza Highton de Nolasco fue un poco más allá y enfocó directamente la amenaza de Moyano en relación con el fallo del tribunal contra el monopolio cegetista. En ese sentido, la magistrada le advirtió a la CGT que las decisiones de la Corte en favor de la libertad sindical se deben "obedecer" porque son "dictados de acuerdo al derecho nacional e internacional", a la vez que negó "presiones" del Gobierno contra el tribunal.

La pulseada entre Moyano y la Corte aparece en medio de versiones sobre la posibilidad de dos nuevos fallos del alto tribunal que pondrían en jaquea al modelo de sindicato único defendido por la CGT. Sin embargo, desde Tribunales pusieron ayer en duda que esas decisiones se concreten en el corto plazo.

Comentá la nota