Fuerte puja por la conducción del Concejo chimbero

Chimbas vuelve a ser noticia por una disputa entre los concejales. La semana pasada se desató una fuerte interna por el sillón de presidente del cuerpo, que desde 2007 ocupa el justicialista Marcelo López. Un grupo mayoritario de ediles lo tilda de tener poca apertura, escaso diálogo y mala relación con sus pares y en su lugar quiere designar a Carlos Mañé, que es opositor al intendente Mario Tello. López dijo que tiene pocas chances de seguir y el jefe comunal apuesta a que la oposición respete ese lugar para el oficialismo.
La tensión se desató el martes pasado. Se reunieron los concejales opositores Mauricio Camacho, Mañé, Gustavo Paredes y Leticia Guajardo con la oficialista Liliana Alaniz y acordaron un cambio al frente del Concejo Deliberante. Y todo indica que tienen las de ganar, ya que son mayoría frente a los tres oficialistas que quieren evitar la movida.

Según fuentes calificadas, argumentan que el actual presidente tiene escasa comunicación y que actúa en forma autoritaria. López salió al cruce y dijo que "sé que me tratan de autoritario, pero sin razón, lo dicen porque me animé a poner orden y cambió la imagen del Concejo".

Los opositores no hablaron públicamente. Por lo bajo dijeron que le ofrecieron el cargo a Mañé, aunque aclararon que aún no contestó.

La renovación de autoridades es el 10 de diciembre y, según el mismo López, parece una historia con final cantado. "Yo quiero seguir, pero es muy difícil, hay una mayoría que piensa distinto", explicó.

El que mira con preocupación es Tello. En menos de dos años, el oficialismo perdió la mayoría en el recinto y la aprobación de los proyectos pasó a depender de la voluntad opositora. Todo, debido a que Alaniz empezó a jugar con los filas contrarias y el ex presidente de bloque Juan Carlos Gómez está suspendido desde que fue procesado por el delito de usurpación de título de médico. Así, de tener cinco concejales de un total de nueve, pasó a tres sobre ocho. Y ahora, para peor, podría perder la conducción.

Tello habló del tema. Se limitó a decir que "por una cuestión ética y política, la Presidencia debe ser del oficialismo". En ese sentido, recordó que "en 1999 éramos oposición, pudimos poner al presidente, pero entendimos que le correspondía al oficialismo"

La historia amenaza con terminar en revuelo en el PJ chimbero. En esa fuerza aseguraron que hay mucha bronca con Alaniz, porque no es la primera vez que vota y juega contra su propio partido.

No sería algo nuevo. En la gestión anterior, el peronismo departamental tuvo más choques entre sí que con la oposición. El ex intendente Atámpiz casi que ni se miraba con otros referentes del partido y hubo implosión cuando Alfonso Páez fue removido como presidente del Concejo al ser denunciado de golpeador por su esposa.

Comentá la nota