Fuerte protesta de trabajadores.

No médicos del Hospital rechazan el acuerdo con ATSA y la negativa del Gobierno de recibirlos.
Un grupo de trabajadores no profesionales del Hospital Vera Barros se encadenó ayer en la puerta de la Iglesia Catedral en protesta por la falta de respuesta del Gobierno a sus reclamos salariales.

La medida fue tomada minutos antes de las 8.00 y los manifestantes estuvieron acompañados por representantes del Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública Provincial (SITRAPP), gremio que lleva adelante la protesta de estos empleados sanitarios.

Fueron una decena de trabajadores quienes, junto con el secretario general del SITRAPP Carlos Laciar, se apostaron con sillas y reposeras para luego encadenarse a las rejas de la Catedral.

"Esta es una medida extrema en rechazo al acuerdo salarial que el Gobierno hizo con ATSA porque ese acuerdo sólo beneficia a algunos trabajadores, no a todos. Nosotros seguimos reclamando la apertura de una paritaria para discutir allí un aumento salarial", afirmó Laciar.

A poco de iniciada la protesta, el obispo Roberto Rodríguez se acercó al lugar y se ofreció a interceder -una vez más- antes el Gobierno para intentar que los trabajadores puedan ser recibidos y que se escuchen sus reclamos. Por eso, el Obispo presentó una nota en Casa de Gobierno para pedirle al gobernador Luis Beder Herrera que reciba a los manifestantes.

"El Gobernador tiene que atendernos. Hicimos esto por la falta de diálogo hacia nosotros. El Gobernador no puede seguir manejándose con este autoritarismo de recibir sólo a algunos sectores. ¿Por qué se discrimina a estos compañeros y no se los recibe?", cuestionó el titular del SITRAPP.

A media mañana llegaron desde el Hospital Vera Barros otro grupo de manifestantes. Fue entonces cuando los trabajadores -unas 40 personas- cortaron la calle San Nicolás de Bari por espacio de media hora. Con pancartas, carteles y bombos expresaron su malestar y ratificaron que continuarán con el plan de lucha. "Acá vamos a seguir hasta que nos reciba Beder Herrera y el Gustavo Graselli (ministro de Salud)", advirtió Laciar.

Mediador

El propio Obispo se refirió minutos más tarde a la protesta y confirmó que su intervención en el caso fue la de gestionar una audiencia antes las autoridades.

Cerca del mediodía, el prelado convocó a un grupo de manifestantes a ingresar a su despacho para escuchar la propuesta que recibió del Gobierno luego de sus gestiones.

Dos trabajadores y Laciar se reunieron con Rodríguez y allí el Obispo les indicó que el secretario de Salud Elio Díaz Moreno y el director del Hospital Luis García habían aceptado recibirlos en horas de la tarde, como una instancia previa a un posterior encuentro con el ministro Graselli.

Sin embargo la propuesta fue rechazada por los trabajadores. "Agradecemos de corazón la gestión del Obispo, que fue el único que nos escuchó hasta ahora. Pero no nos vamos a reunir con gente que no tiene poder de decisión. Acá el único que decide es el Gobernador y la única posibilidad de que levantemos la protesta es que Beder Herrera nos reciba", insistió Laciar.

En campaña

Durante la mañana, los manifestantes recibieron la visita de candidatos de dos partidos políticos de la oposición.

Primero fue Rogelio De Leonardi -candidato a diputado provincial por el Encuentro Popular Riojano- quien junto al candidato a concejal Adrián Mercado expresaron su apoyo a la protesta.

Y al mediodía fueron los candidatos del Frente Cívico y Social los que estuvieron en el lugar. Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria -candidatos a diputados nacionales- y Guillermo Galván- aspirante a ocupar una banca en la Legislatura Provincial- también respaldaron el reclamo.

Comentá la nota