Fuerte presión de los gobernadores

Fuerte presión de los gobernadores
Mandatarios oficialistas y opositores exigirán a la Presidenta que gire fondos para afrontar las deudas y sueldos en sus distritos
Los gobernadores comenzarán a visitar esta semana a la presidenta Cristina Kirchner en el contexto del llamado al diálogo y buscarán ejercer una fuerte presión política con tres firmes objetivos: exigir los recursos demorados para cubrir los déficit y deudas de sus provincias, plantear que sin ayuda de la Nación se dificultaría el pago de sueldos y establecer que algunos podrían emitir monedas propias como en la crisis de 2001.

Según pudo saber LA NACION, ningún gobernador cree que habrá soluciones inmediatas. Muchos de ellos, los del PJ, fueron convocados a conversar en secreto con el ex presidente Néstor Kirchner, en Olivos, luego de vean a la Presidenta. Es que Kirchner destraba los fondos nacionales.

Todos los gobernadores buscarán un compromiso de la Presidenta de que la Nación efectivice pagos comprometidos por programas de asistencia financiera y por obras públicas asignadas y demoradas. También buscarán apoyo del Gobierno para que les permita endeudarse en el mercado de crédito internacional y procurarán refinanciaciones de deudas. De no contar con ayuda nacional, algunas provincias tendrán dificultades para cubrir sus gastos corrientes y no descartan emitir monedas o bonos propios.

Las provincias más comprometidas desde el punto de vista fiscal son: Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, Corrientes, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El primer invitado fue el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, que visitará mañana a Cristina Kirchner. Según confiaron a LA NACION sus allegados, planteará que se apuren obras clave para la ciudad, como la autopista ribereña y el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.

Al igual que otros gobernadores, planteará un cambio en la ley de coparticipación federal para tratarse en el Congreso. Según dijo el jefe de gabinete macrista, Horacio Rodríguez Larreta, Macri insistirá en que la Nación le ceda algunas jurisdicciones clave a la ciudad, como los terrenos del Onabe y la Policía Federal, y la regulación del transporte público.

"Además, Mauricio [Macri] reclamará que la Casa Rosada le permita gestionar créditos ante el Banco Mundial y el BID -hoy no lo habilita- para construir más redes de subterráneos, hoy paralizadas", agregó Rodríguez Larreta a LA NACION.

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, también irá mañana a Balcarce 50. Su provincia, comentó el gobernador kirchnerista a sus allegados, tiene un déficit de $ 400 millones, sin capacidad de endeudamiento. Si no obtiene un auxilio correría riesgo de no pagar los sueldos en unos meses.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, visitará a la Presidenta el jueves próximo. Propondrá crear un "fondo de convergencia" provincial, para no tener que discutir una nueva coparticipación en el Congreso. Serviría para auxiliar con inversiones productivas a las provincias cuyo promedio de PBI per cápita y su índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI) esté por debajo del promedio general. Urtubey reclamará, a la vez, recuperar el Indec y liberar exportaciones para "erradicar las causas" de la fuga de capitales, según expresó a sus allegados.

El jueves también será el turno del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, que visitará a la Presidenta con una agenda común a la de todos sus pares de las provincias del centro del país: Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires: la rebaja de las retenciones a las exportaciones de soja y una reducción mayor en trigo y maíz. "Hay más chances de que las retenciones tengan otro tratamiento", señaló Binner durante el fin de semana.

El 24 de agosto próximo cesarán las facultades delgadas por el Congreso a la Presidenta para aumentar o rebajar retenciones. Sobre este punto, hubo conversaciones entre los gobernadores para unificar un discurso.

También exigirán mayor coparticipación del impuesto al cheque y buscarán distribuir entre todas las retenciones a los hidrocarburos, para que las provincias petroleras compartan recursos con las demás, así como las sojeras financian al resto.

El costo fiscal de los pedidos provinciales, para la Nación, es por ahora incalculable. Por ello, en la Casa Rosada admitieron a LA NACION que el cuello de botella se dará cuando, tras los pedidos, el Gobierno formule posibles medidas para ajustar el gasto y los ingresos del fisco. Procupra así obligar a la oposición a compartir el costo de tomar duras decisiones.

Uno de los más duros es Juan Schiaretti, el gobernador de Córdoba, que todavía no fue invitado. Exigirá 120 millones de pesos de junio y julio por el Programa de Asistencia Financiera (PAF), la refinanciación de la deuda de caja jubilatoria por 47 millones y de la deuda previa a 2008 por 1200 millones, que está denunciada ante la Corte Suprema. "Enviamos al Congreso una propuesta de 10 puntos para discutir la nueva ley de coparticipación, retenciones, y los superpoderes, entre otras coas", dijo Schiaretti.

El gobernador bonaerense Daniel Scioli reclamará un fondo del conurbano bonaerense de unos 3000 millones de pesos, tal como Kirchner dijo en la campaña electoral. Es que Scioli enfrenta problemas graves de cuentas.

La agenda

* Macri y Capitanich : A las 18, la Presidenta recibirá al jefe de gobierno, Mauricio Macri. A las 19, será el turno del chaqueño Jorge Capitanich.

* Randazzo y Unión Pro : El ministro del Interior dialogará con De Narváez, Felipe Solá y Pinedo. Podría asistir Gabriela Michetti.

* Binner y Urtubey: A las 17, la Presidenta se reunirá con Hermes Binner, de Santa Fe. A las 18, estará con el salteño Juan Manuel Urtubey.

Comentá la nota