Fuerte presión empresarial al Congreso para sancionar a Chávez

Buscan que Venezuela no ingrese al Mercosur. Y solicitan anular la ley que aprobó el Parlamento. Es para rechazar las estatizaciones del presidente venezolano que afectaron a empresas del grupo Techint. La oposición presentó un proyecto.
En lo que es un fuerte gesto de advertencia a la política de Cristina Kirchner, ayer casi todas las cámaras empresarias, pidieron a los diputados de la oposición que el Congreso rechace el ingreso de Venezuela al Mercosur. Lo hicieron luego de la estatización de tres empresas del grupo Techint en el país caribeño.

En la reunión los hombres de negocios plantearon que la política estatizadora de Hugo Chávez torna "incompatible" el ingreso de Venezuela al Mercosur. Y además se quejaron por la falta de apoyo del Gobierno argentino, al "contrario de lo que han hecho Chile, Brasil y España", dijo José De Mendiguren, de la UIA. Y agregó: "Debería ser un motivo de orgullo y no de culpa que tengamos empresas transnacionales líderes en el mundo como las que fabrican caños sin costura o golosinas", en obvia referencia a Techint y Arcor.

El último viernes, los diputados Federico Pinedo (PRO), Fernando Iglesias (Coalición Cívica) y Enrique Thomas (peronismo disidente) presentaron un proyecto de ley para impedir el ingreso de Venezuela. La oportunidad de amplificar las quejas empresarias fue ofrecida ayer por la Comisión del Mercosur de Diputados que preside Julián Obiglio (PRO): convocó a una reunión extraordinaria, boicoteada por los diputados del oficialismo. Pero Manuel Manusovich, de Fedecámaras, se hizo invitar y ofició con débiles argumentos de defensor oficial.

En plena campaña electoral, Obiglio justificó el encuentro en la "necesidad de abrir una instancia de diálogo y tener información de primera mano" de los empresarios. De todos modos, quedó implícita la idea de llamar la atención del Gobierno en una situación que lo incómoda. Esto explica que estuviera Francisco de Narváez, quien si bien no intervino, hizo declaraciones críticas al retirarse.

No bien se conocieron las expropiaciones de estas tres empresas de Techint, el último 22 de mayo, se produjo una rápida reacción de las cámaras empresarias.

El Parlamento argentino sancionó una ley en 2007 aceptando como miembro pleno del bloque regional a Venezuela. El reclamo de ayer busca sumar masa crítica para que el Congreso vuelva sobre sus pasos y con otra ley le cierre la puerta del Mercosur a Venezuela. De todos modos aún falta que el Congreso de Brasil se expida sobre este asunto

Por este motivo es que los empresarios argentinos apuraron también contactos con sus pares brasileños.

Ayer, participaron de la reunión la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Cámara de Exportadores, la Unión Industrial, la Cámara Argentina de Comercio, la Asociación de Bancos Argentinos y CARBAP. Un dato curioso: No hubo representación de la Cámara de Comercio Argentino-Venezolana porque renunciaron sus autoridades.

Después de las presentaciones de rigor el primero en hablar fue Luis Betnaza, de Techint. Dijo que "sorprendió la estatización porque estábamos negociando el cobro de Sidor (la primera empresa del grupo que expropió Chávez). Pero esta última decisión -precisó Betnaza- nos saca de Venezuela que tiene para un valor estratégico. Y no se trata sólo de Techint, sino de una cadena de pymes que nos acompañan.

Jaime Campos, de AEA, consideró "muy negativo estatizar empresas del grupo Techint, un modelo de lo que aspiramos como empresarios en la Argentina: necesitamos 100 grandes empresas regionales", apuntó. El próximo paso es ahora la organización de reunión con los industriales brasileños y uruguayos.

Comentá la nota