Fuerte polémica por las obras sociales

El Gobierno dará un aumento del 30% a las entidades de salud; Ocaña y la oposición creen que se beneficiará a los gremios aliados
El aumento del 30 por ciento dispuesto por el Gobierno como piso mínimo para cada beneficiario de obras sociales desató ayer una nueva controversia frente a las críticas que recibe el Poder Ejecutivo por su relación de privilegio con los sindicatos que lidera el jefe de la CGT, Hugo Moyano.

Mientras el superintendente de Servicios de Salud, Ricardo Bellagio, defendió la medida, y explicó que el incremento otorgado (30 millones de pesos mensuales) "no es más que una actualización anual, ya que se viene otorgando desde 2006", la ex ministra de Salud, Graciela Ocaña, juzgó "grave" la decisión oficial y afirmó que, en casos como el del gremio de camioneros, que conduce Moyano, el dinero "va al patrimonio particular de algunos dirigentes sindicales" y no para mejorar las prestaciones.

Precisamente, Ocaña se fue del Gobierno en medio de críticas y denuncias contra Moyano por el manejo poco claro de los fondos de obras sociales.

Desde la oposición, también hubo fuertes cuestionamientos a la decisión del Gobierno (de lo que se informa por separado).

El aumento a las obras sociales se aplicará desde el próximo mes y será otorgada por una resolución del ministro de Salud, Juan Manzur.

En este sentido, Bellagio enfatizó que la actualización de estos valores mínimos forman parte de "una fórmula que está contemplada en el decreto 1901" y agregó que "se están mezclando los temas" cuando se habla de este aumento y de la pelea entre Ocaña y Moyano por los fondos retenidos del Gobierno.

Además, el superintendente de Servicios de Salud advirtió que "habrá estrictas auditorías" sobre los recursos destinados a las obras sociales.

Sin embargo, Ocaña embistió sobre la nueva medida oficial: "Es una forma de apropiarse recursos, de corrupción muy importante". Y alertó que ello "fue siempre la aspiración de Hugo Moyano", porque el dinero pasa "directamente a las obras sociales" mientras castigó a los gremialistas "que creen que estos fondos son propios".

Desde la Superintendencia de Salud dieron a entender su "extrañeza" por las declaraciones de Ocaña cuando fue ella, en su condición de ministra de Salud, quien firmó otro aumento, por la resolución 1765 de diciembre de 2008, de 22 millones de pesos.

"Son partidas habituales y anuales que se otorgan para que los beneficiarios tengan una mejor atención", destacó Bellagio, quien anticipó que "en la distribución de esos recursos habrá estrictas auditorías" de la Superintendencia. "Se va a garantizar que el dinero se destine a mejorar en forma fehaciente la atención de quienes menos tienen", destacó Bellagio. El funcionario aseguró que "quien quiera ver un favoritismo" hacia cualquier gremio "está politizando" la cuestión.

Para demostrar una supuesta imparcialidad, desde el organismo dijeron que con el aumento adoptado se beneficiarán las obras sociales que tienen una población de bajos ingresos. Añadió que quienes están en esa escala son la Osprera (trabajadores rurales), Osecac (empleados de comercio) y Gastronómicos, entre otros, que responden en el primer caso a Gerónimo Venegas y en el último caso a Luis Barrionuevo, dos referentes gremiales enfrentados con el Gobierno.

Reparto de fondos

En medio de la nueva polémica, fuentes oficiales desmintieron a LA NACION que el tema del aumento para las obras sociales tuviera relación con la versión que sostiene que la Presidenta estaría dispuesta a repartir a las obras sociales 3200 millones de pesos depositados en el Banco Nación y que pertenecen al Fondo Solidario de Redistribución para la atención de los afiliados de las obras sociales.

Son permanentes los reclamos tanto de Moyano como de sus rivales en la CGT para que este dinero llegue a las obras sociales que ellos mismos manejan.

Sin embargo, allegados al Gobierno y al sindicalismo expresaron a LA NACION: "Todavía no hay un decreto a la firma de la presidenta Cristina Kirchner, ya que el tema no fue analizado por el Ministerio de Salud para determinar la forma de realizar la distribución".

Qué pasó

* Aumentos a obras sociales . La Superintendencia de Servicios de Salud actualizó en un 30 por ciento a los beneficiarios de las obras sociales que reciben el aporte mínimo. El Gobierno defendió la resolución y dijo que se trata de una medida habitual, que se actualiza anualmente a partir de 2006.

* Beneficios para otros gremios . La decisión favorece a obras sociales con bajos ingresos, como Osprera (trabajadores rurales), comercio y gastronómicos. No beneficia al gremio camionero que conduce el líder de la CGT, Hugo Moyano, y que recibe altos salarios mínimos.

* Críticas de Ocaña . La ex ministra de Salud volvió a castigar al Gobierno y afirmó que los fondos que reciben las obras sociales van a parar al patrimonio de los dirigentes sindicales. Desde la Superintendencia de Servicios de Salud la criticaron, sin embargo, porque dicen que hace un año firmó la resolución 1765, que otorgó el 22 por ciento de actualización a las obras sociales.

* Reintegro . El anuncio de este aumento no tiene ninguna vinculación, por el momento, con una supuesta decisión oficial de reintegrar a las obras sociales 2300 millones de pesos.

Comentá la nota