Fuerte polémica por la Ley de Minería

Los diputados aprobaron la norma y ardió la discusión por el cuidado ambiental.

"Las mineras multinacionales verán un territorio fértil para instalarse con gravísimos costos para el medio ambiente", dijeron desde AVAL.

Tras una maratónica sesión que finalizó en la madrugada de ayer, los diputados provinciales sancionaron por mayoría y en general la polémica ley que regula la actividad minera en la provincia. La sanción de la normativa cosechó fuertes críticas dentro y fuera de la Cámara.

Las organizaciones medioambientales anti minería que se movilizaron por el centro de la ciudad el martes pasado, expresaron su repudio y rechazo a la ley que redactó el diputado de Alternativa Hugo Goncálves.

Carlos Camargo, de la Asociación de Vecinos Autoconvocados de Loncopué (AVAL), expresó su descreimiento a los controles ambientales que establece la normativa aprobada el jueves porque, según dijo, "no tiene ninguna utilización práctica en la provincia".

"Es una utopía pensar que la Provincia puede llevar adelante controles de esta característica porque en general no existen en el país y sobre todo porque en el Provincia hay sólo tres policías mineros para todo el vasto territorio", señaló Camargo, líder del movimiento social que rechaza la instalación de la megaminería de cobre a cielo abierto en Campana Mahuida, cerca de Loncopué.

"La rechazamos y la repudiamos porque es nada más que una expresión de deseo, la legislación tiene que cambiar más profundamente. Las mineras multinacionales verán un territorio fértil para instalarse con gravísimos costos para el medio ambiente porque pueden utilizar mercurio, cianuro u acido sulfúrico. Todavía no se tomó conciencia de lo que significa esta ley, es gravísimo para toda la sociedad y también de forma institucional", añadió.

Discusión

La ley fue aprobada por los 20 votos que aportaron el MPN; sus aliados del interbloque Peronismo Federal; Goncálves de Alternativa y Miguel Ángel Guidali del Partido Justicialista. En contra votaron la Concertación; Rodolfo Canini de UNE-MUN-PS; Paula Sánchez de Libres del Sur y Soledad Martínez de Alternativa.

Los diputados que argumentaron a favor de la iniciativa destacaron los beneficios del desarrollo sustentable a través de un cambio en la matriz productiva provincial y el progreso económico que implican los puestos laborales.

Entre los defensores de la actividad, Daniel Baum, del interbloque Peronista Federal, tomó como ejemplo la explotación de Veladero en San Juan para afirmar que es posible la actividad con control ambiental. Dijo que Veladero emplea técnicas certificadas de cuidado ambiental; genera 2 mil puestos de trabajo directo y una inversión de 700 millones de dólares en 17 años.

Entre los opositores, Rodolfo Canini, de UNE-MUN-PS, destacó que siete provincias prohíben la minería a cielo abierto y el uso de cianuro en el proceso. Además, advirtió que la megaminería producirá un saqueo de recursos que sólo dejará migajas a la provincia. "Neuquén va a pasar a ser potencialmente el basurero minero de la norpatagonia porque todas las provincias limítrofes tienen leyes prohibitivas", dijo.

En tanto, el autor de la iniciativa, Goncálves, explicó que su proyecto busca controlar los daños de la actividad minera y que tiene como prioridad la protección del recurso hídrico y subrayó la participación vinculante de los vecinos en el control del medio ambiente.

Carlos Pacheco, del MPN, sostuvo que es "inviable" el mundo sin la explotación minera y defendió llevar adelante la actividad de forma responsable con controles serios.

Martínez, de Alternativa, quien votó en contra del proyecto de su compañero de bancada, destacó que el Estado neuquino "no quiere ejercer el control" en actividades extractivas.

Comentá la nota