Fuerte polémica por los antecedentes penales que tenía la víctima

Aníbal Fernández salió a cuestionar que le hubieran dado la licencia al taxista.
Por lo pronto, lo que a mí me interesa saber es por qué la Ciudad le otorgó una licencia de conducir profesional a una persona que tiene este prontuario", dijo ayer el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, en referencia al taxista asesinado. Y así comenzó la polémica.

El chofer Jorge Luis Rodríguez tenía una larga lista de antecedentes. Por eso, el ministro Fernández cuestionó al Gobierno porteño y sumó palabras al cruce que mantiene con Mauricio Macri desde el lunes por la seguridad. Exigió saber "cuáles fueron las razones por las que esta persona estaba manejando un transporte público".

Macri redobló la apuesta y le pidió a la presidenta, Cristina Fernández, que pusiera a "un ministro que entienda de seguridad".

Mientras tanto, desde el Gobierno de la Ciudad indicaron que Rodríguez tenía registro profesional desde 2006 y que el trámite estaba "en regla". Entre los requisitos, para sacar este tipo de registro, figura la presentación de un certificado de antecedentes que emite el Registro Nacional de Reincidencia (depende del Ministerio de Justicia de la Nación).

"Si no aparecen antecedentes en los últimos cinco años, el registro profesional se entrega igual", indicaron a Clarín en el Gobierno porteño. Y aclararon que sólo los condenados por delitos sexuales tienen un régimen especial. "Aún con antecedentes se tiene derecho a contar con un trabajo", agregó el propio Mauricio Macri.

En el Registro de Reincidencia señalaron que en el certificado que emiten aparecen todas las condenas recibidas en los últimos 10 años. Este plazo se cuenta a partir de la fecha de dictada la pena, cuando es menor a 3 años de prisión; o a partir de la fecha de cumplida, si es mayor a 3 años.

En la empresa de radiotaxis Pídalo, que brindaba el servicio que usaba Rodríguez, aclararon que ellos sólo exigen el registro profesional a sus choferes y que los dueños de los coches tengan los papeles del vehículo en orden. El titular de Pídalo, Enrique Celi, explicó a Clarín que Rodríguez no era empleado suyo sino del dueño del taxi (que a su vez contrataba el servicio de Pídalo).

Y desde el Sindicato de Peones de Taxis, Omar Viviani aclaró: "Nosotros no ejercemos controles. El que lo extiende (el registro) es el Gobierno de la Ciudad".

Comentá la nota