Fuerte planteo de la Argentina a Brasil: aumentará el proteccionismo

El equipo del Ministerio de Producción enfatizará a sus colegas del vecino país que, por la crisis, la prioridad actual es cuidar los mercados internos y los puestos de trabajo
El Gobierno responderá a las quejas de varios sectores industriales por la crisis y reafirmará su compromiso con el mercado interno. En un encuentro que mantendrá el lunes con funcionarios brasileños en el marco del monitoreo del comercio bilateral, el equipo del Ministerio de Producción enviará un mensaje muy claro al mayor socio del Mercosur: en el actual escenario, la Argentina reforzará el proteccionismo, ya que la prioridad es mantener el empleo.

“Sin ánimo de agredirnos, con Brasil tenemos que explicarnos el uno al otro que el foco, hoy debe estar puesto en la actividad y en los puestos de trabajo”, aseguró una fuente de la cartera que dirige Débora Giorgi, quien agregó: “Somos hermanos, pero ahora hay que cuidar al máximo el empleo”.

El país gobernado por Luis Inácio Lula da Silva está sufriendo los mismos problemas que la Argentina en términos de caída de la actividad y consecuencias sobre el empleo, aunque en una proporción naturalmente mayor –durante 2008, los puestos laborales que se perdieron en Brasil ascendieron a 600.000–.

Ante la crisis, todos los países tienen saldos exportables para liquidar, que intentan colocar en terceros mercados a precios irrisorios. Y esta es la principal preocupación de la Argentina respecto de su socio. No sólo porque la industria paulista tiene un grado de desarrollo mayor que la nacional, sino también porque ganó mucha competitividad ante la devaluación del 60% del real entre agosto y diciembre de 2008. Aunque recientemente la moneda brasileña recuperó valor y el peso argentino se devaluó 15%, todavía la diferencia cambiaria es importante.

En ese escenario, y si bien el Gobierno insiste políticamente en la idea de reforzar el Mercosur y el vínculo comercial bilateral con Brasil, existe una amenaza latente de que las asimetrías se profundicen, argumentan los industriales y reconocen las autoridades locales.

Los empresarios no sólo temen que, ante la caída de la demanda mundial, los productos brasileños ingresen a precios muy bajos, sino que también están inquietos por la fuerte disminución de las exportaciones al vecino país. En un reciente encuentro organizado por la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), los dirigentes advirtieron que en los últimos meses “se frenaron muchas operaciones comerciales con Brasil” por la diferencia cambiaria, por lo que reclamaron al Gobierno “que asista a las Pymes para poder concretar” las transacciones.

De la reunión de monitoreo del comercio, participarán el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y su par brasileño, Iván Ramalho. Las fuentes consultadas aseguraron que “todos los sectores están quejosos” y que existe una voluntad oficial de proteger la plaza interna y, a su vez, de consensuar una estrategia para preservar ambos mercados de la invasión de productos de origen asiático. “Tenemos que hablar acerca de cómo protegemos la región de la extrazona y de cómo equilibramos nuestro comercio”, dijo la fuente. Por la crisis, el Gobierno reforzó los controles aduaneros y la aplicación de licencias no automáticas para los productos sensibles, como los textiles, el calzado y los juguetes, entre otros. Además, está evaluando la fijación de licencias para otros sectores que se están viendo afectados por las importaciones.

Comentá la nota