Fue fuerte el paro y salió la conciliación obligatoria

Enojo: "Nos cayó mal", dijo el secretario general del Centro de Empleados de Comercio al comentar la conciliación obligatoria dictada por la Subsecretaría de Trabajo. Además la reunión fue fijada para el lunes 28.

El paro de tres días de los empleados de comercio en reclamo de una recomposición salarial y el plus patagónico arrancó con fuerza con alto acatamiento en los grandes supermercados de la ciudad. En las primeras horas de la tarde la Subsecretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. En La Anónima se plegó el 95% del personal y en Carrefour y Diarco, un 90%. En Chango Más, la huelga tuvo un impacto más bajo.

En los comercios más chicos el paro se sintió menos, fue parcial, y en las casas de venta de artículos del hogar se está negociando una propuesta que las dejó, por ahora, fuera de la protesta, según confió el secretario general del Centro Empleados de Comercio, Carlos Nemesio.

No anduvo con vueltas a la hora de opinar sobre la medida de arbitraje. "Nos cayó mal. Porque cuando nosotros protestamos, dictan una conciliación. Y si era urgente, hubiera realizado la reunión mañana (por hoy) no el lunes 28", dijo el dirigente.

Una recorrida realizada por El Diario comprobó el alto acatamiento al paro de 72 horas convocado por el gremio, ante la negativa de las grandes firmas y la Cámara de Comercio a otorgar un aumento antes de fin de año, e iniciar el diálogo por el plus patagónico. El pedido del gremio es del 20% al básico.

Al mediodía, en La Anónima, por ejemplo, las tres sucursales funcionaban con personal jerárquico atendiendo las cajas y algún personal recién tomado. Pero la mayoría de los trabajadores se manifestaron con aplaudidas en la entrada de la firma, sin cumplir tareas, durante todo el día.

"La empresa nos ofreció un bono de 300 pesos y cuatro cuotas de 100 pesos durante cuatro meses. No la aceptamos. No nos sirve. Queremos que se mueva el sueldo, no algo por unos meses", indicó el delegado Omar Ceccopieris.

La protesta se desarrolló durante toda la jornada sin incidentes mayores. Aunque el CEC se quejó de la fuerte presencia de efectivos policiales en los grandes supermercados. Los uniformados pidieron a los sindicalistas que dejen entrar a los clientes para hacer sus compras en las góndolas. Los empleados se limitaron a aplaudir y repartir folletos entre la gente.

"Esto es hasta que arreglen. Si no seguimos después de Navidad", dijo otro miembro del CEC, Rodrigo Genoni. En otra empresa del centro de la ciudad, Lucaioli, durante la mañana sólo se observó trabajando a un cajero y un vendedor. "El acatamiento fue altísimo", evaluó Nemesio.

Acuerdos

Finalmente, Nemesio recordó que además del acuerdo con Megatone, se llegó a un arreglo con Lucaioli y Naldo Lombardi. Se firmaron acuerdos por una recomposición salarial del 10% y el pago del plus patagónico por el 15%. El acuerdo con la firma Megatone, que se firmaría la semana próxima, será de un 10% de aumento de sueldos y un 15% "por el Acuerdo Santa Rosa, como reconocimiento geográfico provincial".

Del acuerdo de la firma con las otras cadenas no dio precisiones.

El plan de lucha fue lanzado por el CEC el 8 de diciembre. Ese día hubo escraches a los negocios que abrieron sus puertas a pesar del día feriado. El gremio denunció que obligan a los empleados a concurrir a trabajar. Fracasadas las negociaciones, el gremio lanzó el paro para ayer, hoy y mañana. Pero si no hay propuesta, retomarán las medidas antes de fin de año.

Comentá la nota