Fuerte movida de Marín contra el jefe de Vialidad

El jefe del Distrito 21 de la Dirección de Vialidad Nacional, Domingo José Etcheveste, resistió una fuerte movida del ex gobernador y jefe del PJ pampeano, Rubén Marín, para desplazarlo. En la situación se acumularon cuestiones políticas y otras pinceladas de nepotismo provinciano.
Fuentes del organismo nacional dejaron trascender lo que era un hecho consumado: "lo sacaron a Etcheveste". Pero el funcionario apareció públicamente en una reunión el pasado jueves en la que se mostró en funciones.

Para el cimbronazo que tuvo que soportar Etcheveste se combinaron cuestiones telúricas y otras situaciones políticas nacionales. Por eso es necesario repasar algunas.

El ex gobernador Rubén Marín está cobrando en especias su apego a los Kirchner. Si antes lo trató de "Chirolita" (a Néstor Kirchner) y mantuvo una distancia con algunas decisiones claves (renovación de la Corte) ligadas a la consolidación política del kirchnerismo a caballo de la crítica de las miserias del menemismo, Marín trazó una sólida relación con el reacomodamiento político posterior al conflicto por la resolución 125. Llegó a la vicepresidencia primera del Senado, entre otros acuerdos.

Esa relación política (que obligó al ex gobernador Carlos Verna a una inusitada oferta de presidir el PJ pampeano), le permitió a Marín conseguir cargos políticos para los suyos.

Precisamente un yerno de Marín, de apellido Biscay, ingresó a trabajar en el Distrito 21 de la Dirección Nacional de Vialidad. Pero el jefe del Distrito no le habría dado la "atención" que Marín esperaba para su yerno. Otros hablan que lo ninguneó. Los más sensatos se muestran espantados por un manejo clientelar de un organismo público nacional.

Pero a esto se sumó que otros recomendados por el ex gobernador no tuvieron trato preferencial a la hora de determinar su destino y función.

Este argumento fue llevado a lo más alto del Ministerio de Infraestructura, a cargo de Julio De Vido. Precisamente el ministro De Vido atraviesa una tormentosa relación con las autoridades de la Dirección de Vialidad Nacional, después de que el secretario general del Sindicato de Trabajadores Viales, César González (de la CGT Azul y Blanca alineada con Luis Barrionuevo) le organizó un acto al ex presidente Eduardo Duhalde en el salón central de la sede del Distrito 1, que es Capital Federal. El acto fue el Día del Camino, el 5 de octubre, el mismo día del natalicio del ex presidente Duhalde. Además en ese acto, el "Cabezón" anunció que lanzaría una línea para enfrentar al ex presidente Néstor Kirchner.

La represalia para el sindicato de González fue inmediata: el Ministerio de Trabajo suspendió las paritarias salariales previstas para octubre. Pero después empezaron a estar en la mira los funcionarios que autorizaron el acto. El propio presidente de la DNV, Guillermo Periotti está en la picota. Incluso se habló de la intervención del organismo. Por ahora rodaron las cabezas de algunos gerentes.

En ese clima de persecución política, Etcheveste (que tiene una afinidad política con la UCR y asumió en el año 2000 durante el gobierno de la Alianza) debió sufrir la arremetida por los problemas telúricos, surgidos en el resentimiento y las necesidades políticas del ex gobernador. Cabe recordar que el lunes 26 de octubre Marín asumió formalmente la jefatura del PJ pampeano. Además, el cargo de jefe de Distrito es un cargo apetecible políticamente, que cuaja con los planes de Marín de sostener sus planes políticos futuros.

Comentá la nota