La fuerte helada destruye las últimas pasturas

SAENZ PEÑA (Agencia) - Por las bajas temperaturas, con heladas que van quemando el poco pasto verde que había crecido y con un fuerte impacto negativo en todo el esquema productivo del interior chaqueño, los productores observan con preocupación e incertidumbre la llegada del invierno.
En la franja que va desde Presidencia Roque Sáenz Peña hacia La Clotilde, pasando por La Tigra, los registros de lluvias han sido insignificantes, y tras una semana con cielo nublado y lloviznas, el paso de un frente de alta presión atmosférica generó heladas "negras" que "están quemando los pastos verdes, lo que significa que el ganado otra vez no tendrá comida", indicó a NORTE el productor Damián Struciat, de la zona de La Tigra.

Desde Avia Terai a la zona de Los Frentones, el golpe de la sequía es aún mayor, ya que no se dieron milimetrajes importantes.

Esa situación ayer generaba algunas quemazones de pastos secos a la vera de la ruta nacional 16, mientras se hacían advertencias a los productores para evitar quemas que luego se pueden convertir en incendios, como ya ocurrió el año anterior.

La ganadería, peor aún

La situación de la ganadería chaqueña atraviesa un serio problema, ya que las perspectivas del clima no son muy halagüeñas. Es que el drama principal es, además de la falta de pastos por efecto de la sequía, otra consecuencia aún peor: la liquidación de vientres.

"Estamos muy mal, estamos matando la ultima ovejita, y si no hay una salida cercana, estaremos hablando de liquidar lo poco que nos queda", indicó a NORTE el productor Francisco Pereyra de la zona de Machagai.

La falta de lluvias no sólo afecta al sector agrícola —ya que provoca serias pérdidas en los cultivos de soja, girasol y algodón—, sino que además se acentúa en el sector ganadero.

En este sentido, los productores de ganado no ocultan la preocupación de todas los niveles de producción, en cuanto al rendimiento ganadero de la provincia, y señala que pocas veces en la historia fue tan sombría la perspectiva de cara al invierno en el Chaco. Es que la falta de agua ya provoca la muerte de animales en algunas zonas, mientras en gran parte de la provincia los ganaderos están en problemas para calmar la sed de su ganado, a sólo días del inicio de la la época más crítica del año, que —según anticipan los técnicos— se extenderá hasta septiembre u octubre, como mínimo.

Ante reclamos de los dirigentes de la Fechasoru y otras entidades del campo, el gobierno provincial anunció algunos proyectos de asistencia, entre los que se destacan la provisión de equipamientos geoeléctricos destinados a la detección de agua en la primera napa.

Soja: los últimos lotes

En la zona centrochaqueña se están cosechando los últimos lotes de soja que restan de una campaña que se estimó sería con buenos resultados. Pero la sequía dejó su efecto nocivo y los rindes se han bajado significativamente, mientras los analistas aseguran que el 50% de los lotes se perdieron.

Los rindes que se obtienen van desde los 500 a los 700 kilos por hectárea en la zona que abarca Sáenz Peña, sur de Tres Isletas y Avia Terai.

Comentá la nota