Fuerte faltazo empresarial en el acto de asunción de los ministros

Fuerte faltazo empresarial en el acto de asunción de los ministros
Juraron Aníbal Fernández, como jefe de Gabinete, Boudou en Economía y Alak, en Justicia. Hubo presencia militante.
En una ceremonia de 12 minutos, con nula presencia empresarial y la llamativa ausencia de la CGT, la presidenta Cristina Kirchner puso ayer en funciones a los nuevos ministros Aníbal Fernández (jefe de Gabinete), Amado Boudou (Economía) y Julio Alak (Justicia y Seguridad), y al secretario de Cultura, Jorge Coscia.

Consecuencia de la derrota electoral del domingo 28 de junio, la integración del nuevo Gabinete, basada en enroques y ascensos de funcionarios, mantiene una fuerte impronta kirchnerista. Esto se vio reflejado en el Salón Blanco de la Casa Rosada, donde no hubo otras presencias que las habituales durante los actos del Gobierno.

Pero, tratándose de la asunción de un nuevo ministro de Economía, llamó la atención la falta de representación empresaria. Pese a que fuentes de la Secretaría General de la Presidencia aseguraron que todas las entidades del sector habían sido invitadas, la mayoría de los empresarios se excusaría más tarde en el descanso del fin de semana largo (ver página 8).

El jefe de la CGT, Hugo Moyano, suele estar siempre en primera fila en estos eventos, pero ayer no se lo vio y tampoco a ningún miembro del consejo directivo cegetista, que suelen acompañarlo.

En el acto se leyeron los decretos de designación y las actas respectivas y luego la Presidenta tomó el juramento de rigor a los nuevos funcionarios.

El primer turno fue para Aníbal Fernández, ministro heredado del acuerdo de 2003 entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde, a esta altura uno de los ministros con récord de permanencia junto a al matrimonio presidencial. Se lo vio muy emocionado cuando juró a las 19.30 en un cargo clave, que anhelaba hacía tiempo. Entre el público estaba su hijo Facundo.

Luego se leyeron los decretos de nombramiento de Diego Bossio al frente de la ANSES (lugar que ocupaba Boudou) y de Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas (donde estaba Alak). El aplausómetro favoreció al joven titular de la aerolínea estatizada, que tenía hinchada propia con la que se quedaría al término del acto cantando la Marcha Peronista en un corredor que mira al Patio de las Palmeras. En primera fila aplaudió muy contento su padre, el diputado y abogado de la CGT, Héctor Recalde. A su lado estaba sentada la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, que también celebró las designaciones.

La jura siguió con Boudou, Alak y Coscia. Al flamante ministro de Economía se le humedecieron los ojos, muy emocionado. Se abrazó con Cristina y luego con Aníbal, y se ubicó detrás de la Presidenta, donde se amuchaban de pie todos los nuevos y antiguos ministros, y las autoridades del Congreso. También una decena de gobernadores, todos oficialistas con excepción del socialista de Santa Fe, Hermes Binner.

A un costado siguieron la ceremonia en silencio los funcionarios salientes: Sergio Massa (que regresa a la intendencia de Tigre), Carlos Fernández y José Nun.

Alak definió ante la prensa: "Somos un real soldado de la causa de Néstor y de Cristina Fernández de Kirchner". Según se supo, Cristina le ofreció asumir en Justicia en un diálogo telefónico el martes por la mañana.

Ayer, en Olivos, horas antes de la jura, la Presidenta se reunió por separado con Fernández, Boudou y Alak para analizar las líneas de la gestión. Un Gabinete "ultra K" cuya conformación, para la oposición, mostró que los Kirchner "no escucharon el mensaje de las urnas".

Aníbal Fernández vuelve a un sillón de alta exposición en el que seguramente recuperará el rol que tuvo en los primeros años del gobierno de Kirchner: ser una de las voces centrales en la defensa de las políticas del Gobierno.

Fernández hizo ayer escuetas declaraciones, en que prometió "cambios", criticó a Duhalde y elogió a los Kirchner. Después de la jura, tuvo una breve reunión con Alak, al que ayer pasó la posta de su ahora ex ministerio.

Comentá la nota