Fuerte deuda puso en riesgo los insumos del Estado mendocino

Después de la cartera de Salud, la más complicada del gabinete, el Ministerio de Desarrollo Social fue el que más rápidamente consumió sus recursos anuales. Comedores y asistencia, en riesgo.
La provisión de insumos del Estado provincial está seriamente amenazada por la mora que se acumuló con los proveedores. Aunque la situación más desesperante en este aspecto la enfrenta la cartera de Salud, todas las áreas sensibles están jaqueadas por la crisis financiera que llevó al Gobierno a pedir una autorización a la Legislatura para contraer una deuda de $520 millones.

Explicando el destino de la porción de ese monto que iría a parar a la Administración Central si se aprueba el endeudamiento, Adrián Cerroni, ministro de Hacienda, reconoció que unos $100 millones son necesarios para saldar atrasos en el pago de insumos al conjunto de proveedores del Estado provincial.

Sólo el Ministerio de Salud tiene una mora consolidada de $17 millones nada más que con 13 empresas proveedoras de medicamentos y otros insumos de laboratorio y bioquímica a los hospitales públicos. En Salud, estos comerciantes ya empezaron a racionalizar las entregas, mientras amenazan con cortar completamente el círculo comercial si no hay una respuesta inmediata para saldar la deuda.

Por ahora, según lo que se pudo conocer en medio del hermetismo que cada ministerio tiene sobre su mora, las áreas de asistencia social son de las más complicadas respecto a la rigurosidad en el cumplimiento con los proveedores. Concretamente, el Ministerio de Desarrollo Social es después de Salud el que más rápidamente consumió su pauta anual y aún le queda más de un mes y medio del actual ejercicio.

Los comedores escolares y los comunitarios que dependen del Gobierno son las áreas más sensibles entre las que aún reciben provisiones pero no tienen asegurado el futuro inmediato. La incertidumbre se resolvería de inmediato si Jaque consigue el permiso legislativo para endeudarse, aunque esa chance está bloqueada por ahora por la negativa del arco opositor en pleno.

El gobernador confía en que "la madurez y responsabilidad de la clase política" evitarán un potencial desborde de las finanzas antes de que la sangre llegue al río. Sin embargo, con toda convicción el Partido Demócrata y principalmente el Frente Cívico Federal, en el que revistan la UCR, el CONFE y los aliados de Julio Cobos, rechazaron cualquier posibilidad de ceder, salvo que se achique el monto.

En ese sentido, ayer algunos integrantes del bloque opositor más numeroso en Diputados empezaron a estudiar el ofrecimiento de una contrapropuesta al Gobierno: la aprobación de un endeudamiento por un monto cercano al 10% del pedido por el Ejecutivo. Esto para permitir la salida del ahogo de las áreas más sensibles (ver aparte).

Los proveedores del Estado están acostumbrados a cobrar sus entregas con atrasos importantes. A tal punto que en los precios que cotizan para el Gobierno prevén cierta morosidad del comprador. Pero actualmente hay proveedores que tienen acreencias de la provincia atrasadas por más de seis meses. Además, la advertencia oficial de que los pagos están supeditados a la aprobación legislativa al endeudamiento requerido por Jaque siembra incertidumbre en el campo de los proveedores.

Salvo la cartera de Seguridad, en la que se pasa con holgura financiera el peor momento del Gobierno en ese aspecto, el resto de los ministerios que demandan insumos están complicados.

Aunque al conductor de Seguridad, Carlos Ciurca, no le gusta que se resalte el dato, la orden del gobernador Jaque de sacar $13 millones que ahí estaban ociosos para socorrer a Salud reveló que la diferencia en la situación financiera entre la cartera del lasherino y el resto es evidente.

Comentá la nota