Fuerte deterioro de las cuentas públicas en noviembre por la crisis

El Gobierno recurriría a transferencias de utilidades del BCRA, a mostrar un menor ritmo de aumento de gasto y a pisar la caja. Los números de diciembre serán aún peores
Los cuentas públicas reflejarán el impacto de la crisis en noviembre. La recaudación creció 17% en la comparación interanual, el menor porcentaje en más de dos años, y el superávit primario acusó el golpe. Según el consenso de economistas y que aceptan funcionarios del Palacio de Hacienda, la fuerte desaceleración de los ingresos y el alto ritmo del gasto conducirán a un resultado menor a los $ 1.000 millones, antes del pago de intereses. La cifra se ubica muy por debajo de los $ 1.900 millones registrados en noviembre del año pasado. Sin embargo, no se descarta que el Gobierno recurra a la contabilidad creativa para mostrar cifras más optimistas. En Hacienda aseguraron que el dato final se conocería hoy.

Para mostrar un mejor balance, el equipo económico no sólo puede recurrir a transferir utilidades del Banco Central sino que también tiene la posibilidad de hacer manejos de caja con el gasto y pisar la caja. La deuda flotante –la diferencia entre lo devengado/gastado y lo efectivamente pagado– asciende a los $ 6.000 millones, según los datos de Economía. Esta estrategia no hace más que patear el problema hacia adelante y acumular un pasivo a pagar en el futuro.

Las estimaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) infieren que el superávit primario rondará los $ 2.200 millones, pero este número no fue ajustado a la recaudación real de noviembre, que fue bastante inferior a la que los economistas del REM habían anticipado. Es por ello que el número, con las transferencias de utilidades del BCRA y las demoras en los pagos a proveedores, podría rondar los $ 1.500 millones.

“Con una suba de la recaudación del 17% y el gasto en 37%, el superávit primario podría dar

$ 1.000 millones, o incluso menos, si no hay transferencias del Banco Central”, estimó Hernán Hirsch, de la consultora RSH Macroeconómica. En tanto, el superávit financiero, después del pago de intereses, oscilará entre 0 y $ 500 millones, estimó el analista.

Por su parte, la directora de Bein & Asociados, Marina Dal Poggetto, estimó un superávit primario de $ 2.200 millones debido a que “el Gobierno trata todos los meses de mostrar un buen número”. “La recaudación de noviembre dio muy mal. Para que el superávit real dé el valor que nosotros proyectamos, el gasto tiene que crecer al 23%. Hay que pisarlo mucho”, precisó Dal Poggetto.

Para diciembre, las estimaciones son aún más pesimistas. Si bien se trata de un mes en el que las cuentas siempre son deficitarias, por el pago de aguinaldo y los vencimientos de deuda, el déficit primario y financiero de este mes sería aún más grande que en 2007. Influirá en el resultado el paquete navideño de fin de año anunciado por la presidenta Cristina Fernández, que incluye los $ 1.000 millones a los jubilados por los $ 200 de aumento, el pago de u$s 1.500 millones del cupón de deuda atado al rendimiento del PIB y los recursos que se dejarán de percibir por no computar la tablita de Machinea para el aguinaldo. El déficit primario rondaría los $ 2.000 millones y el financiero podría llegar hasta $ 7.000 millones.

Comentá la nota