Fuerte defensa del oficialismo al Consejo de la Magistratura

Fuerte defensa del oficialismo al Consejo de la Magistratura
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que las críticas son "grandilocuentes y falsas"
El Gobierno volvió a defender ayer la composición actual del Consejo de la Magistratura y cuestionó con dureza a quienes reclamaron una reforma legal que limitara el poder del kirchnerismo en este organismo, el responsable de seleccionar y controlar a los jueces.

"Todo esto que se dice del Consejo de la Magistratura es injustificado, innecesario y hasta amañado, porque no tiene nada que ver con la realidad", dijo ayer el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en declaraciones radiales.

Tanto la oposición como los jueces sostienen que se debe volver a modificar el Consejo. Sobre todo, para que el oficialismo deje de tener el poder de veto que le confiere la ley actual: hoy ningún magistrado puede ser designado ni sometido a juicio político sin el voto de por lo menos uno de los cinco consejeros del oficialismo.

Pero el Gobierno no tiene intenciones de modificar la ley que impulsó la propia presidenta Cristina Kirchner y así lo adelantó el domingo pasado, en una entrevista con LA NACION, el ministro de Justicia, Julio Alak.

Esto cayó muy mal tanto entre los dirigentes opositores como en la Justicia. "Si el Gobierno no quiere debatir sobre el Consejo de la Magistratura, ratifica que su convocatoria al diálogo es, en realidad, una fachada", afirmó el diputado de la Coalición Cívica Adrián Pérez.

"El Consejo necesita cirugía mayor", había dicho anteayer Ricardo Recondo, presidente de la Asociación de Magistrados. Ayer, Aníbal Fernández le respondió: "Me asombran estas palabras grandilocuentes, que son absolutamente ampulosas pero no dicen nada".

"Si de trece miembros el Ejecutivo tiene cinco que son cercanos a él, va de suyo que no tiene mayoría", sostuvo. En cuanto al poder de veto, dijo que "el oficialismo nunca evitó la acusación de un juez ni la producción de una terna" y exhortó a quienes denuncian hostigamientos a que dieran "nombre y apellido" de los supuestos jueces presionados.

Ayer, en una entrevista con LA NACION, Recondo fue aún más duro. Dijo que el kirchnerismo hace todo para "perturbar" la independencia de los jueces y que ha sido "nefasto" para la Justicia. Afirmó, además, que él mismo había sido presionado (ver aparte).

El presidente del Consejo de la Magistratura, el juez Luis Bunge Campos, discrepó de Recondo. Dijo que el cuerpo que preside es "muy técnico" y que no requiere cirugía, sino "un nuevo diseño". Además, cuestionó que el presidente de la Asociación de Magistrados hubiera hablado de "escandalosos" concursos. "Me gustaría saber a cuáles se refiere. Tanto él como yo provenimos de concursos realizados por el Consejo", dijo. Bunge Campos y Recondo pertenecen a líneas opuestas dentro de la asociación de jueces.

Según el diputado electo por la Coalición Cívica Ricardo Gil Lavedra, el tema no es en cuántos casos el Gobierno manipuló concursos o frenó investigaciones: la sola conformación del Consejo, tal como está hoy, atenta contra la independencia del Poder Judicial."Hay un error conceptual. Más allá de los casos de interferencia que ha habido según la Asociación de Magistrados y la Corte, la sola existencia de la norma afecta la independencia, porque le da la posibilidad al Gobierno de ejercer ese poder de veto; en consecuencia, tiene respecto de los jueces un efecto negativo", dijo Gil Lavedra.

En el mismo sentido, el senador radical Ernesto Sanz, que integra además el Consejo, advirtió que "es imperiosa" una reforma para eliminar el poder de veto. "Si el Gobierno no tiene nada que ocultar, que acceda a debatir", reclamó Sanz.

De todos modos, los opositores saben que si el oficialismo no acepta discutir el tema, el año próximo, cuando ya no tenga mayoría en el Congreso, podrán imponerlo. "Si el Gobierno se mantiene intransigente, esperaremos al 10 de diciembre para plantear las reformas institucionales y económicas y eso incluye el Consejo de la Magistratura", dijo el diputado de Pro Federico Pinedo.

Comentá la nota