FUERTE CRUCE DE FUCIONARIOS POR LA VACUNA DE LA LEPTOSPIROSIS

El Gobierno quedó envuelto ayer en medio de una fuerte discusión protagonizada por dos funcionarios: el secretario de Salud, Pablo Basso, y el responsable del área de Lucha contra las Adicciones, Mario Elizalde •
Y el tema que disparó el enfrentamiento es la suerte de la vacuna contra la leptospirosis, comprada durante la gestión del ex gobernador Jorge Busti, mientras Elizalde ocupó la Secretaría de Salud, sin licitación pública, en un trámite directo, a un costo superior al millón de pesos.

Elizalde se prestó ayer a una entrevista radial en la que se refirió a la supuesta existencia de dosis de la vacuna contra la leptospirosis que se habrían dejado vencer. En declaraciones al programa A quien corresponda, de Radio del Plata Paraná, sostuvo que «esto (por la eventual existencia de vacunas vencidas) no debería haber ocurrido, ya que se habían comprado dosis para vacunar a 25.000 personas, y esto representa una campaña de vacunación chica, que ya debería haberse realizado".

Al respecto, recordó que cuando se alejó de la Secretaría de Salud, en medio de una sorda disputa con el ministro de Salud, Ángel Giano, "se había vacunado a 5.000 personas y se debía continuar con la aplicación de la dosis". Y reprochó lo que a su entender representaría cierta desaprensión de los actuales funcionarios, al sostener que «siempre hay que controlar el vencimiento de los medicamentos, además se sugiere hacer la utilización correspondiente lo antes posible, para evitar justamente estos sucesos".

• Reacción

No hay vacunas vencidas», refutó, categórico, Basso, en diálogo con EL DIARIO. «Todas las dosis se distribuyeron, tenemos más de 20 mil personas vacunadas en la provincia. La campaña se llevó a cabo en Villaguay, Gualeguay, Gualeguaychú, Victoria y Paraná, durante las lluvias de marzo. No tenemos ninguna vacuna disponible. Creo que es parte de una confusión», añadió.

Ante la consulta de que se plantea que las vacunas vencieron en julio, respondió: "Es así, pero a la campaña la terminamos a mediados de mayo. Además, si una dosis se vence, se elimina, y para eso hay protocolos muy claros respecto de cómo es el procedimiento. En el caso de los medicamentos, está la posibilidad de reetiquetarlos si es que el principio activo sigue vigente. En vacunas, no pasa así. Tiene un protocolo de destrucción. Pero no me llamaría la atención que en algún lugar no se hayan destruido por más que estén vencidas. Hubo un lote de 2.500 dosis que se devolvieron, entre otras razones, porque se cortó la cadena de frío, y esas dosis se destruyeron automáticamente".

Y añadió: "No creo que se vuelva a comprar. Tendríamos que ver el tema con las autoridades nacionales. Nación también hizo una compra de una partida, que distribuyó mayormente en la provincia de Buenos Aires. Hay que discutir protocolos de seguimiento, que no estuvieron completos cuando se realizó la vacunación. Es decir, hay muchas cosas por discutir antes de seguir vacunando. Tenemos en la provincia 20 mil personas con doble dosis, y hay que evaluarlas, ver qué pasa el año que viene, si todavía tienen las defensas".

• Compra rápida

La adquisición de las polémicas vacunas fue autorizada el 28 de noviembre de 2007 por el ex gobernador Jorge Busti a través del decreto Nº 7.675. La norma habilitó una modificación presupuestaria de modo de permitir la compra directa, por vía de excepción, de 50 mil dosis de la vacuna antileptospirósica trivalente Vax Spiral, por un monto superior al millón de pesos.

El decreto Nº 7.675 dio cuenta del apuro por la vía de contratación directa, «con la única firma que distribuye y comercializa la vacuna Vax Spiral en el país, esto es el Laboratorio CAIF, siendo ésta la única autorizada por Vacunas Finlay SA, empresa cubana que a su vez opera como exclusiva distribuidora de los productores elaborados por el Laboratorio Finalay».

Y se argumentó que «se encuentran acreditados sobradamente los extremos legales exigidos», y que «de acuerdo a lo informado por la Secretaría de Salud se trata de prevenir la peligrosa enfermedad, en el marco de la Campaña Provincial de Vacunación para el control de la leptospirosis».

Además, que «atento que no se cuenta con tiempo suficiente para efectuar una licitación pública y poder prevenir la peligrosa enfermedad que se encuentra gravemente extendida en la zona de riesgo de nuestra provincia, se requiere la contratación directa por vía de excepción en forma urgente».

Pero la vacunación no comenzó hasta 2008. En diciembre del año último, mientras se desempeñaba como director de Epidemiología, el actual secretario de Salud ponía ciertas dudas respecto de la eficacia de la vacuna. "En Cuba no se presentaron efectos adversos —explicó entonces—. Ellos informan que no los hay. Los componentes que tiene la vacuna determinan que no causa ningún efecto adverso en la salud. O sea que con esa seguridad, uno puede vacunar. Ahora bien, hay otra cosa que también debemos tener en cuenta. ¿Hasta cuándo dura la inmunidad que nos da la vacuna? Bueno, a eso hay que estudiarlo". (APF.Digital)

Comentá la nota