Fuerte campaña contra el uso de aditivos prohibidos

Ya se está implementando en la Provincia una campaña intensiva sobre la no utilización de aditivos prohibidos en la ela-boración del pan, tal como el Bromato de Potasio. Se trata de un producto cancerígeno. Los fabricantes se deben comprometer, a través de una declaración jurada, de que no lo utilizarán en la elaboración de panificados.
El Ministerio de Salud de la Provincia junto a la Cámara de Industriales Panaderos, Pasteleros y Afines de la Provincia de Buenos Aires (CIPPA), dieron inicio a una campaña por el no uso de aditivos prohibidos en la elaboración de pan y afines en todos los distritos de la Provincia.

Esta acción se está llevando a cabo a través de la entrega de sti-kers y afiches que identificarán a aquellos establecimientos elaboradores de productos de panadería. La entrega de éstos se hará ante la presentación de la habilitación co-rrespondiente de la industria y la firma de una declaración jurada mediante la que se comprometen a no utilizar aditivos prohibidos en la fabricación de pan y productos afines.

Según informaron las panaderías deberán exhibir una copia de la declaración jurada a la vista de los clientes, como así también un stiker y un afiche que el Ministerio y la Cámara pondrán en cada local para que el público tome conocimiento de que esa industria ha suscripto compromiso público de no uso de aditivos prohibidos.

Al respecto EL DEBATE dialogó con Rubén Salvio, titular de CIPPA, quien señaló que cada comerciante tendrá un número único de identificación y agregó que quien falsee los datos será clausurado de inmediato y denunciado penalmente.

Cuando se habla de aditivos prohibidos se habla específicamente de la utilización de Bromato de Potasio. Su función es permitir un correcto desarrollo de la masa facilitando su correcta producción de gas, ayuda a la conservación de la forma de la pieza, "que no se venga abajo", como se dice vulgarmente. En la actualidad existen otros productos para hacer este proceso, pero resulta más costoso para los fabricantes. Al respecto, Rubén Salvio aclaró que "no existen grandes diferencias en los precios" y agregó que "teniendo la posibilidad de dar salud le vamos a seguir metiendo esto. No se justifica", y en este sentido dijo que se hace pensando también en los niños que asisten a comedores comunitarios, y, "a veces lo único que comen es pan".

Prohibido desde hace 10 años

El Bromato de Potasio es un aditivo que se prohibió en nuestro país en 1998, sin embargo hay muchos panaderos que aún hoy lo utilizan. En el ámbito local, Ramón Palanca, panadero de nuestra ciudad dijo que "el Bromato de Potasio es lo más fácil y lo más barato para la fabricación de pan".

Por otra parte explicó que "si no se manda analizar, el cliente no se puede dar cuenta que contiene este aditivo". Agregó que "queda al criterio de cada uno. Si uno tiene un poco de conciencia no lo usa porque es cancerígeno", concluyó.

Comentá la nota