Fuerte caída de las ventas de maquinarias agrícolas

Si bien aún hay que esperar los números del último trimestre, el 2009 no será recordado como un buen año por la mayoría de las empresas relacionadas a la venta de maquinarias agrícolas. Impactado por el malestar que persiste en el campo por el enfrentamiento con el Gobierno, sumado a la crisis internacional y la sequía que golpea a gran parte del país, el sector se encamina a cerrar su peor año desde 2002.
Aunque mostraron algún repunte en el segundo y el tercer trimestre, las ventas acumuladas en los primeros nueve meses fueron un 48,5% menores que las del mismo período del año pasado y estuvieron un 14% por debajo de las de 2003.

Repunte en el tercer trimestre

Según el INDEC, en el tercer trimestre del año, la venta de máquinas para el campo mostró un repunte, del 8,2%, con respecto al segundo, y uno mucho más alto, del 53,7%, con respecto al primero. Pero aún así, el número de 4.078 unidades vendidas entre julio y septiembre es el más bajo desde el segundo trimestre del 2003 (exceptuando el trimestre pasado y el primero del año, para el que para encontrar uno peor hay que remontarse a mediados de 2002).

De las 10.500 unidades vendidas en los primeros tres trimestres de este año, el 62,77% fueron producidas en el país.

Caídas de hasta 50 %

El empresario Matías Di Camilo, de la firma Pedro Alberto Di Camilo, ubicada en Ruta 7, kilómetro 259, sostuvo al ser consultado por La Verdad que "una de las zonas más afectadas fue la nuestra dentro de la zona núcleo con un año durísimo en cosechas y ventas. En cambio, el sur de Santa Fe, el sur de Córdoba, Río Cuarto, Bell Ville tuvieron un buen 2009".

Planteó una realidad: "hasta antes de las elecciones, tanto en las zonas con buenas y malas cosechas, los que tenían un peso estaban parado arriba de la plata. Después de los comicios es como que las ventas se reactivaron, pero estuvimos seis meses parados. En nuestra caso particular en el rubro sembradoras advertimos una baja del 20 por ciento, aproximadamente. En cuanto a tractores, las ventas mermaron entre el 30 y 40 por ciento. Y hay fábricas en el país con caídas de hasta alrededor del 50 por ciento".

Matías Di Camilo recordó que lo que empujó la venta después del 28 de junio, "cuando se paró un poco la locura con la incertidumbre que provocaba las elecciones, fue el crédito Banco Nación para lo que es industria nacional nuevo. Después se vendieron bien los usados. Y en este momento hay un parate interesante porque está todo el mundo abocado a la siembra. Como no hubo trigo, ni maíz, ni girasol, está todo por hacerse en soja".

Pese a ello, para el empresario, las perspectivas son buenas: "por lo menos en la zona nuestra, como Junín, Rojas, Lincoln. Las lluvias han acompañado, aunque no sobra nada. El poco trigo que hay esta lindo".

Di Camilo defendió la fuente de trabajo y señaló que "nosotros cortamos todos los gastos y la prioridad número uno fue sostener a la gente".

Sostener la tendencia

Por su parte, Fabián Barbieri, de la empresa PLA, sita en Ramón Hernández y Colectora Norte, Ruta 7, consideró real la caída en las ventas acumuladas en los primeros nueve meses de un 48,5% menores que las del mismo período del año pasado.

"Nosotros veníamos vendiendo alrededor de 400 máquinas anuales y en lo que va de 2009, se llegó a 200, pero es verdad también que en los últimos meses hubo un repunte".

Para el empresario, "la crisis del campo en 2008 fue determinante para la caída. Además del problema con el gobierno y el campo siguió con la sequía, provocando rindes desastrosos".

"Pero no quiere decir que el chacarero no tenga el dinero, sino que no lo está utilizando. Es más que precavido, y ahora está poniendo todas las fichas en la soja; que hasta ahora viene bien, pero falta todavía", sentenció.

Comentá la nota