Fuerte caída de las ventas en el comercio local.

Las disminuciones más bruscas se registran en indumentaria, gastronomía, esparcimiento y en materiales para la construcción.
El comercio minorista juninense comenzó a sentir con fuerza los efectos de la caída de la actividad económica, producto de la incertidumbre que siempre precede a los procesos electorales, una menor entrada de recursos provenientes del campo y por las consecuencias de la crisis internacional.

La disminución de las ventas se advierte con más intensidad en algunos rubros, como indumentaria, gastronomía, esparcimiento y materiales para la construcción, de acuerdo con un relevamiento efectuado a través de una recorrida que realizó este medio por los diferentes negocios de la ciudad.

En el ámbito de la indumentaria, pese al cambio de temporada que hacía presagiar un aumento de las ventas, después de tres meses realmente difíciles, la gente compra apenas lo mínimo e indispensable y aprovecha los saldos y las ofertas. Es por ello que algunos comercios de ropa empiezan esta semana con ofertas y liquidaciones, para incentivar el alicaído consumo.

"Pensamos que con los primeros fríos iba a comenzar el movimiento, pero la sorpresa fue grande cuando vimos que la gente viene y compra lo mínimo posible y se fija mucho en el precio: elige lo más barato", dijo la propietaria de un moderno negocio de calle Roque Sáenz Peña. En ese sentido, agregó que "en los últimos meses pasamos días enteros en los que no entra nadie a comprar y cada vez es más difícil pagar el alquiler y afrontar los gastos, sobre todo porque se vende un 30% menos".

Respecto de gastronomía y esparcimiento, los responsables de estos comercios consultados coincidieron en señalar que existe una asistencia menor respecto de esta misma temporada del año anterior y además la gente cuida mucho sus gastos. "Podríamos decir que la clientela bajó un 20%, pero muchos de los que siguen viniendo han retraído sus hábitos y consumen menos", alertó el titular de un restaurante tradicional.

El movimiento es indudablemente menor, situación que se intensifica más con las primeras horas de la noche. "Si usted se fija, a eso de las diez de la noche ya no andan ni los autos por el centro, la gente se queda en su casa, con una película o un programa de televisión y sale mucho menos", subrayó un mozo de una confitería céntrica.

En tanto, la construcción se frenó en los últimos meses, las inversiones en nuevos emprendimientos no existen y la actividad sólo se mantiene impulsada por los proyectos que estaban en marcha desde antes y que se van terminando, aunque con un ritmo mucho más lento y pausado.

La esperanza es que la nueva línea de créditos lanzada por el Gobierno nacional, a través del Banco Hipotecario, reactive un rubro tan importante como la construcción, porque esta actividad genera puestos de trabajo y empleo en forma inmediata y también porque modifica de manera positiva el humor social.

La realidad muestra que existe preocupación entre los comerciantes, sobre todo teniendo en cuenta el fuerte incremento de los gastos fijos, como electricidad y gas; la suba de los precios de los productos que se venden, que en muchos casos se tornan más lejanos y hasta inalcanzables para más sectores sociales; y el ajuste de los alquileres que reclaman los propietarios, en consonancia con los índices inflacionarios reales pero impagables para los inquilinos.

"Si no se revierte este panorama y se reactiva el consumo, en poco tiempo volveremos a ver cómo empiezan a cerrar muchos negocios céntricos, algo similar a lo que ocurrió en 2001, porque veníamos con un envión muy fuerte y en muchos casos se pactaron alquileres muy altos y en otros rubros se sobredimensionó la demanda. Un ejemplo de esa saturación son los negocios de indumentaria femenina, que no sólo abundan en la zona céntrica, sino que se extendieron a los barrios ", advirtió un experimentado comerciante local, que ya está curtido en eso de superar tiempos de crisis.

Desde la Sociedad Comercio e Industria observan el mismo panorama. "La situación es seria y uniforme en casi todo el país. En Junín pasa lo mismo que en otros centros urbanos, en cambio en los pueblos que dependen más del campo la situación es aún más grave", dijo a DEMOCRACIA Juan Casella, presidente de esa entidad.

En todo el país, el

mismo panorama

Las ventas de los comercios minoristas cayeron 10,5 por ciento en mayo, respecto del mismo mes de 2008, pero registraron un leve repunte del 1,1 por ciento en comparación con abril pasado. Los únicos dos sectores que lograron sostener aún sus ventas fueron el de alimentos y bebidas y el de farmacias, que siguen registrando números iguales a los de 2008.

"Se notó menos pesimismo en el público y eso ayudó a contener la caída que viene mostrando la demanda, obteniéndose un incremento mensual", informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En ese sentido, los expertos de CAME dijeron que si bien la suba mensual no revierte la tendencia declinante del consumo, ayudó a encontrar un piso para esa caída en abril.

La población continúa actuando con mucha cautela, marcada por la incertidumbre sobre lo que pueda suceder con el dólar, los precios y la economía en general luego de las elecciones. Las urnas legislativas del próximo 28 de junio parecen ser el momento que marcará un antes y un después en la confianza y el accionar de los consumidores. En rubros como el inmobiliario las expectativas de que los precios bajen mantiene detenida la venta y la demanda de alquileres.

En tanto, la poca predisposición de los consumidores a endeudarse produjo un congelamiento en la demanda de, por ejemplo, electrodomésticos.

La caída más importante se registró en el sector de los electrodomésticos, donde se concretaron muy pocas operaciones y mayo finalizó con un retroceso de 21 por ciento en las ventas.

En tanto, bazar y regalos cayeron 9,6; bijouterie 12,8; calzados 13,4; deportes 8,7; ferretería 8,0; golosinas y gaseosas 7,2; joyería 12,5; juguetería 9,8; marroquinería 10,1; materiales eléctricos 9,9 y materiales para la construcción 11,1.

Comentá la nota