Fuerte caída del empleo en Brasil

Brasil tuvo un enero negro con el peor nivel de desempleo registrado desde 1999, cuando la dramática devaluación del real decidida por el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, paralizó la economía del país. Así lo admitió ayer el ministro de Trabajo Carlos Lupi al señalar que por primera vez, desde esa época, hubo una "fuerte pérdida neta" de puestos de trabajo.
El funcionario, poco optimista, alertó respecto de un "febrero también muy difícil". Y señaló que los estados más afectados son los más industrializados: San Pablo, Río de Janeiro y Minas Gerais. Se trata, precisamente de aquellos que concentran la siderurgia, el calzado, la producción de autos y las textiles.

Datos preliminares de la Fundación Getulio Vargas revelan que en San Pablo, el estado brasileño más productivo, la caída fabril llega a 15% si se compara enero de este año con el mismo mes de 2008. En enero cayó 27% la producción de vehículos y se consumió 4% menos de energía eléctrica.

Pero lo más notable es el tráfico de camiones de carga: disminuyó 9,1%. Estas son las situaciones que ponen al rojo vivo las disputas comerciales en el Mercosur, sobre todo entre sus socios principales: Argentina y Brasil.

"Todavía no tenemos una radiografía total de enero, pero de acuerdo con los datos preliminares sabemos que será negativo", afirmó Lupi.

Según el ministro, dejaron de trabajar "la mitad" de personas que perdieron su puesto en diciembre. Esto significa que habrá por lo menos unos 300.000 nuevos desempleados que se sumarán a los 655.000 de diciembre.

Comentá la nota