Fuerte aumento en los productos lácteos

Si de subas de precios se trata, 2010 resulta ser un año insólito: comenzó con aumentos en la carne, y ahora es el turno de los lácteos. Según asociaciones de consumidores, los incrementos van entre un 5 y un 18 por ciento.
Como si 2010 se hubiera empeñado con los aumentos en los productos derivados de la actividad agraria, este nuevo año comenzó con subas en las carnes, y ahora es el turno de los lácteos.

¿Los más perjudicados? Los consumidores que vieron cómo, durante la última semana de enero, comprar un kilo de queso clase tybo de una marca intermedia costaba $ 19,99 y ahora cuesta $ 23,10. Lo mismo sucedió con el cuartirolo, que costaba $ 16,75 por kilo, pero desde hace unos días se lo paga $ 17,75. El más típico, el queso cremoso, tampoco quedó afuera de los aumentos: costaba $ 15,99 y ahora se lo consigue desde $ 16,60.

Consumidores

Susana Andrada, presidenta del Centro de Educación al Consumidor, aseguró a Hoy que el aumento en los productos lácteos "alcanza el 18%", razón por la cual "los consumidores estamos muy preocupados. En reuniones con los sectores lácteos nos han comentado que cierran dos o tres tambos por día, eso genera falta de leche, lo que ocasiona las subas" en los precios de góndolas.

Andrada comparó la política oficial aplicada a la ganadería con lo que sucede con la lechería: "Como faltó una política ganadera que generó un aumento de un 25% en la carne, sucede con los lácteos", y ahora se ven las subas.

"La falta de una política para la ganadería y la lechería es un problema estructural, y más en un país donde se consume tanta carne. Los tambos cerraron porque el Gobierno no incentiva la actividad", y al transformarse un una labor no rentable, muchos se vuelcan a productos más rendidores, como la soja.

Andrada realizó unas proyecciones poco alentadoras: "Vamos a seguir con faltantes, teniendo que importar, y estamos sujetos a constantes aumentos". Pero, de acuerdo a sus palabras, "lo peor es que cuando la carne aumenta los consumidores la sustituyen por otros productos, que también terminan aumentando".

Otro factor que agrava el panorama es el hecho de que los aumentos se desataron a principio de año: "Enero y febrero se caracterizan por ser meses de baja inflación: la gente no volvió a las grandes ciudades, la canasta escolar todavía no comenzó a moverse, hay liquidaciones en ropa y bajan los alquileres en los centros turísticos. Si febrero es así, no me quiero imaginar lo que va a ser el resto del año", dijo con preocupación Andrada.

En tanto, Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación de Defensa de los Derechos de Usuarios y Consumidores (Adduc) aseguró a Hoy que en el sector lácteo se registró un aumento muy fuerte, "entre un 5% y un 7%. Sobre todo se nota en los sachet de leche de primeras marcas, aunque en los productos de segundas marcas también se sienten las subas". En tanto, Bassano aseguró que "el aumento de los quesos alcanza un 10%".

De acuerdo a los registros que lleva adelante Adduc, estos incrementos se registraron durante el último fin de semana.

"Llama muchísimo la atención que estos aumentos se hayan dado en el mes de enero, porque se dio a contrapelo de lo que siempre sucede en esta época, que es que los cortes carnios y los productos lácteos no registran subas. Hoy un kilo de peceto vale $ 30, y ya se toma como normal", aseguró Bassano.

La política oficial

Por su parte, y a pesar de los aumentos en los productos lácteos, el Gobierno continuará con su política de intervención en los precios del mercado interno y restricción de las exportaciones de leche cuando lo considere necesario.

Este fue uno de los puntos que subrayó el subsecretario de Lechería, Jorge Videla, en la primera reunión -en más de un año- con la Mesa Nacional de la Lechería.

Esta organización está integrada por representantes de la Mesa de Enlace, la Unión General de Tamberos (UGT) y cámaras provinciales. "Esto preocupa, porque se insiste en una intervención estatal perjudicial, como el control o restricción de las exportaciones", dijo a el asesor lechero de CRA y Carbap, Juan José Linari.

Videla también les pidió que garanticen el abastecimiento interno. "Pero esto no está en peligro -dijo Linari- porque producimos 250 litros de leche por habitante/año. Sobran 2.000 millones de litros, ya que se consumen 200 litros per cápita al año", agregó.

Con la leche a $ 1 el litro, todavía faltan 20 centavos para que sea rentable, afirmó. Las compensaciones del Gobierno se frenaron hace dos meses y la expectativa de los tamberos está en la exportación. La tonelada de leche en polvo está en US$ 3.200, el doble que hace un año. "La reunión fue positiva, pese a todo", dijo Linari.

Comentá la nota