Fuerte aumento del gas para los hogares que más consumen

El alza, que permitirá ahorrar $ 1400 millones y elevar el valor de la producción, llegaría al 160%
Unos 2,4 millones de hogares de todo el país deberán afrontar un nuevo aumento en la factura de gas, el segundo otorgado por el Gobierno a las empresas de ese sector desde septiembre. Se trata del cuarto aumento de tarifas de energía que anuncia la administración nacional en cuatro meses.

La medida alcanzará sólo a los hogares que consumen más de 1000 metros cúbicos de gas por año (salvo en el Sur), el 36% del total de hogares de la Argentina. En el anuncio, el ministro de Planificación, Julio De Vido, ejemplificó rápidamente quiénes pagarán la suba: "Esos que usan el gas para calefaccionar sus piletas".

El alza, que será retroactiva al 1° de este mes, alcanzará también a los grandes comercios e industrias, que pagarán 10% más. Unos 4,1 millones de hogares, las generadoras eléctricas y el gas natural comprimido (GNC) quedaron excluidos de esta suba.

Tal como ocurrió semanas atrás con el último incremento en las tarifas de electricidad, que en algunos casos llegan al 360% (ver aparte), De Vido omitió ayer hablar del porcentaje de la suba para los hogares. Sólo dijo que habrá un incremento bimestral en la factura de los hogares, que oscilará entre los 18 y los $ 185, según el consumo de cada cliente y la región del país. Estas cifras, que no incluyen impuestos, arrojan una suba promedio de entre el 40 y el 160% para los hogares del área metropolitana, si se las coteja con una factura promedio anual, incluidos los impuestos y el último aumento, anunciado en septiembre, que aún no se implementó. Tres distribuidoras del sector consultadas también prefirieron evitar los porcentajes recurriendo al mismo argumento: esperar los detalles que llegarán con la resolución para obtener la cifra exacta.

Objetivos oficiales

Según explicó De Vido, la medida busca mejorar la distribución del ingreso, reducir los subsidios a la tarifa, impulsar el uso racional de energía y fomentar inversiones en la producción de gas, que está en retroceso. El aumento se trasladará al precio de gas en boca de pozo, es decir, el que reciben las petroleras por la extracción del fluido. La principal productora de gas de la Argentina es YPF. Las distribuidoras recibieron ya un aumento, anunciado en septiembre, aunque todavía no se implementó, señalaron en las empresas.

Así, y por primera vez desde la salida de la convertibilidad, los hogares comenzarán a volcar más recursos en forma directa a la producción de hidrocarburos. Ante un auditorio de gobernadores, intendentes y de empresarios y sindicalistas del sector petrolero, De Vido dijo que esta iniciativa generará inversiones por $ 250 millones en exploración y producción de gas, mejorará los ingresos por regalías de las provincias y permitirá reducir subsidios por un monto anual de unos $ 1400 millones. Hasta septiembre, el Gobierno ya había gastado en subsidios al año en $ 1400 millones. Hasta septiembre de 2008, el Gobierno había gastado algo más de 12.000 millones en subsidios para la energía.

De Vido señaló que la decisión ayudará a "la consolidación del superávit fiscal primario de la Argentina", aunque también dijo que esos fondos se redireccionarán al megaplán de obras públicas que anunció esta semana la presidenta Cristina Kirchner, y que será presentado el 15 del mes próximo. Tal como hizo al anunciar el último aumento de la electricidad, el ministro se refirió a los beneficios del ahorro ofreciendo alternativas de gasto en infraestructura: dijo que esos fondos equivalen a 12.000 viviendas, 400 escuelas o 520 kilómetros de pavimentación de rutas.

El jefe de Planificación señaló que la iniciativa se implementará a través de "un cargo específico, diferenciado, aplicado a los sectores residenciales de mayores consumo, que son, obviamente, los de mayores ingresos". Se preocupó por resaltar dos datos: que queda excluido el 64% de los hogares y el 98,5% de los comercios e industrias de todo el país (4688 empresas, según los cálculos oficiales), y que el gas natural es aún más barato que en otros países de la región.

Para reforzar esta idea, la presentación en Power Point distribuida por Planificación hace una curiosa comparación: el costo bimestral que un hogar tiene que enfrentar en el servicio de gas en el área metropolitana es de unos $ 74 si consume 200 metros cúbicos por mes, inferior al precio bimestral de la TV por cable ($ 227), Internet ($ 239) y el alumbrado, barrido y limpieza (ABL) de Capital Federal ($ 252).

El presidente de la Federación Argentina de Municipios e intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, y su par de Ituzaingó, Alberto Descalzo, respaldaron el anuncio. "Con la eliminación de los subsidios, el Estado sigue profundizando la redistribución del ingreso", señalaron los jefes comunales. El mismo argumento se utilizaba meses atrás para defender esos gastos, ampliamente criticados, justamente, porque beneficiaban más a los sectores de mayores recursos que a los hogares más humildes.

El ministro más poderoso del kirchnerismo se refirió también a los cortes de electricidad que azotan a miles de hogares de la Capital Federal desde que se agravó la ola de calor, que ayer comenzó a ofrecer un respiro (de lo que se informa en Información General). "Hay que entender que en condiciones meteorológicas extremas hay limitaciones: ningún servicio es perfecto en ningún lugar del mundo, incluida Europa", afirmó.

SE DESPLOMA EL PRECIO DEL CRUDO

El precio del crudo se desplomó ayer, ante el sombrío panorama del consumo mundial, mientras existían dudas de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunciara recortes de producción el fin de semana. El barril WTI cerró a US$ 54,43, con una baja del 60% desde el récord de julio, de US$ 147.

Comentá la nota